Interés General

La invasión de palomas no da tregua y refuerzan la limpieza

noviembre 4, 2022 10:40 am POR ACTUALIZATE

Las cuadrillas de Higiene Urbana de Rosario refuerzan la limpieza de calles y veredas para mitigar la suciedad que producen las palomas.

Las palomas se han convertido en una plaga para los espacios públicos, edificios y escuelas de la ciudad de Rosario, motivo por el cual tuvieron que duplicar las tareas de limpieza que se realizan de noche en las peatonales, plazas y edificios públicos.

Esta situación provoca que se multipliquen los reclamos por mayor desinfección, distribución de anticonceptivos para controlar la natalidad de las aves y la aplicación de productos que las ahuyentan y la Municipalidad reforzó el operativo de limpieza nocturna.

El fenómeno de un exceso en la población de palomas comenzó a retomarse en el Concejo Municipal, repercutió en el sector privado y hasta impactó en el ámbito escolar. 

Una escuela de la ciudad ubicada en Paraguay al 1200 debió interrumpir el dictado de clases porque el exceso de estas aves arrojó como consecuencia la proliferación del parásito llamado piojillo, que genera escozor e irritación dérmica al contacto con las personas. Allí varios alumnos aparecieron con ronchas o picaduras atribuidas a piojillos de palomas y las autoridades tuvieron que suspender las clases. El ácaro de las aves, llamado comúnmente piojillo de las palomas, es un parásito de los pájaros domésticos y muchas aves silvestres. Los adultos miden aproximadamente de 0.7 a 1 mm y son difícilmente visibles a simple vista. Normalmente viven en las aves, en caso de que no puedan obtener alimento en el huésped original suelen alimentarse de personas y animales domésticos. Pueden generar graves reacciones alérgicas, infecciones, malestar y otras dolencias.

Desde hace más de un año Control de Vectores de la Municipalidad las está alimentando con anticonceptivos, para evitar su reproducción indiscriminada, pero la medida resultó insuficiente.

“Estamos reforzando el servicio, que incluso está incluido en el pliego de higiene urbana. Esto incluye el lavado de las peatonales Córdoba y San Martín y se duplicó la frecuencia en forma fija, en comparación con lo que se hacía antes. Se hace para mejorar los espacios públicos y ahora se extendió a mayor cantidad de veredas, frentes de edificios públicos, hospitales, bancos y lugares donde existe mucha afluencia de gente”, dijo el funcionario para agregar: “Lo iniciamos como arrastre en la salida de la pandemia y como ha funcionado; en este momento lo volcamos para mejorar la higiene de la ciudad en forma permanente. Claramente para el tema de la suciedad que ocasionan las palomas también ayuda mucho, sobre todo en las zonas de las peatonales”, describió Mijich,  el secretario de Ambiente y Espacio Público de la Municipalidad.

Los funcionarios de la Dirección de Vectores como veterinarios consultados coinciden en que las buenas prácticas de los ciudadanos contribuyen a resolver el problema.

“Si la gente sigue dándoles de comer, si dejan migas, restos de comida en las plazas o espacios públicos, no las vamos a poder detener y tampoco va a servir la anticoncepción, porque el grano de medicamento tiene que competir con la miga y la paloma se va a comer la miga, siempre”, manifestaron.

Los especialistas pidieron que se evalúe la posibilidad de sancionar por ordenanza a quienes alimenten a las aves, algo que se hace en ciudades como Madrid y algunas de Italia: darles de comer está penado con multas.

El titular del Fondo de Asistencia Educativa (FAE), Rubén Rosa, admitió tras la interrupción de las clases el martes pasado en la Escuela Gambartes por la presencia de piojillos de palomas que la situación excede a esa dependencia y que “hace falta la intervención del Ministerio de Educación. La problemática de las palomas es grave, porque esas aves se convirtieron en plaga, lamentablemente”, remarcó.

El delegado regional del Ministerio de Educación, Osvaldo Biagiotti, admitió que existen varias escuelas del micro y macrocentro con problemas por las palomas.

Estas son algunas de las patologías más comunes que acompañan a las palomas:

  • Criptococosis. El crytococcus neoformans es un hongo que se localiza en el excremento de las palomas, aunque el reservorio (donde se aloja) es el suelo. La transmisión se produce por inhalación de levaduras parecidas a los hongos, aunque puede ocurrir ocasionalmente por ingestión y suele ser resultado de un contacto directo con los nidos. Al respirar el hongo entra por la vía respiratoria y llega a los pulmones, donde puede generar la infección o diseminarse, siempre y cuando el sistema inmune no esté en condiciones adecuadas.
  • Salmonelosis. Los excrementos de las palomas pueden ser una vía de infección de la salmonela, una infección bacteriana (salmonella) que puede llegar a través de alimentos contaminados e incluso por la ropa tendida. Una vez más, se trata de un supuesto poco probable, pero posible. El cuadro que provoca en las personas es de fiebre, diarrea, náuseas, vómitos y dolor abdominal.
  • Psitacosis o clamidiosis. La bacteria chamydia psittaci es la responsable de la psitacosis, enfermedad habitualmente transmitida por loros, periquitos y papagayos, aunque también las palomas pueden ser infectadas y convertirse en transmisoras provocando en el hombre cuadros similares a la neumonía y a la gripe e incluso dolencias digestivas ya que esta bacteria penetra en el organismo a través de las vías respiratorias y se propaga por el torrente sanguíneo para invadir el pulmón, el bazo e hígado.
  • Alveolitis alérgica (neumonitis). Es una reacción alérgica, una hipersensibilidad a las plumas y al polvo fecal de las palomas y se produce por una exposición continua de un individuo a estas aves, como los que trabajan en un criadero realizando tareas de limpieza de las casetas o fruto de la suspensión en el aire por procesos de limpieza. Provoca la inflamación de los alveolos, de la parte externa, de los pulmones y los síntomas son tos, dificultad para respirar, fiebre y escalofríos. Se puede confundir con un resfriado.
  • Enfermedad respiratoria que se manifiesta con un severo daño pulmonar acompañado de escalofríos, fiebre, tos y dolor en el pecho. La histoplasmosis es una enfermedad causada por un hongo (o moho) llamado histoplasma y se produce por la inhalación de las esporas del hongo que se encuentra a menudo en los excrementos de los pájaros y de los murciélagos. La histoplasmosis se transmite con más frecuencia cuando estas esporas son transportadas por el aire, a menudo durante una limpieza o proyectos de demolición.

 

No te podés perder

La invasión de palomas no da tregua y refuerzan la limpieza - ActualizateSport — ActualizateSport