Actualidad

El aire de Rosario es seis veces más tóxico que el de otras grandes urbes

agosto 25, 2022 1:16 pm POR ACTUALIZATE

La concentración de partículas es entre 6 y 9 veces mayor cuando hay incendios en las islas frente a Rosario, según dos estudios realizados.

Dos estudios realizados en agosto determinaron niveles alarmantes para la salud de la población a raíz de los incendios en las islas, muy por encima de la contaminación habitual provocada por el smog de las grandes urbes tales como Ciudad de México, Nueva Delhi o Santiago de Chile. Los relevamientos fueron realizados por el Observatorio Ambiental de la Universidad Nacional de Rosario (UNR), la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) y la empresa HSE Ingeniería, encargada de la logística.

Como resultado, se concluyó que el aire local es entre 6 y 9 veces mayor concentración de material particulado de alto volumen (partículas PM10 y PM2.5) responsables de provocar enfermedades respiratorias y hasta enfermedades terminales como el cáncer.

Según un estudio elaborado por investigadores del Conicet para la UNR, utilizando equipos homologados bajo estándares internacionales, durante los primeros días de agosto y hasta esta última semana, se detectaron valores que superaron el máximo tolerable establecido, que es de 15 microgramos/m3 para partículas PM2.5 y 45 microgramos/m3 para partículas PM10.

Los valores hallados alcanzaron los 297 microgramos/m3 durante el 10 de agosto, en plena quema de pastizales en el humedal.

En el caso del primer relevamiento, se utilizaron tres puestos en puntos equidistantes de la ciudad, tales como La Cambeira al 600 (punto1 – Pueblo Nuevo, Villa Gobernador Gálvez); avenida Juan Pablo II al 1700 bis (punto 2 – Rosario norte); y Parque Nacional a la Bandera (punto 3 – Rosario centro).

El encargado del Observatorio Ambiental de la UNR, Matías de Bueno explicó que “cuando medimos sin humo o en bajas concentraciones, en uno de los tres puntos de medición observamos que la concentración de partículas era entre 6 y 9 veces menor que cuando había incendios en las islas”.

Y agregó que realizarán un próximo informe con los puntos georreferenciados y la dirección del viento para anexarlo a la causa penal presentada en la Justicia Federal por los incendios en la islas del Delta entrerriano producto de la expansión agrícologanadera e inmobiliaria.

Durante el 6 y 11 de agosto, acorde al relevamiento del material particulado en suspensión, en el lapso de 20 minutos (Capc/m3) el punto 1 arrojó 0,655; el 2 0,377; y el punto 3 0,707 microgramos/m3 para un máximo tolerable de 0,50 de esa misma cantidad de material particulado contaminante.

Ese máximo tolerable está establecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En tanto, con presencia de humo y quemas incesantes en las islas, esos valores se multiplicaron de la siguiente manera: el punto 1 arrojó 0,109; el punto 2 0,103; y el punto 3 0,74 microgramos/m3.

Los investigadores  puntualizaron que “los riesgos para la salud asociados a las partículas en suspensión de diámetro igual o inferior a 10 y 2,5 micras (µm) (PM20 y PM2.5, respectivamente) son capaces de penetrar profundamente en los pulmones”, y precisaron que “las PM2.5 pueden incluso entrar en el torrente sanguíneo, lo que afecta principalmente al sistema cardiovascular y respiratorio, así como a otros órganos”.

En tanto, el informe establecido por el grupo de investigadores del Conicet para la UNR indicó que las columnas de humo derivadas de los focos de incendio fueron observadas durante la mañana del 8 de agosto 2022. Los vientos en dirección este-sudeste “arrastraron las partículas y gases emitidos hacia la ciudad de Rosario entre las 10 y las 11, alcanzando un máximo de PM2.5 de 125″. Para contrarrestar estos valores, precisaron que al día siguiente, “no se registraron incendios en la zona y la calidad del aire fue buena durante todo el día”.

Sin embargo, ante la detección de nuevos incendios y la rotación del viento, aclararon que “en las primeras horas del 10 de agosto, se determinó que las emisiones fueron arrastradas desde el Delta del Paraná hacia Rosario. Y que la concentración de partículas PM2.5 en un período breve “tuvo un máximo de 287”.

“Lo que estamos viendo en Rosario es que tenemos valores extremadamente altos en un corto tiempo (200 microgramos/m3 en una o dos horas”, alertó  la investigadora Adriana Ipiña Hernández, que integra el equipo de investigadores.

Y agregó que  “lo que hay que tener en cuenta es que es un impacto muy grande en un corto tiempo y, aunque algunas personas presentan algunos síntomas o efectos inmediatos, existen consecuencias que probablemente vamos a ver a más largo plazo”.

También comentó que “el 16 de agosto se registró un incremento de partículas PM2.5 hasta un valor de 129 similar al máximo registrado la semana previa (8 de agosto) y un segundo pico al mediodía (84 microgramos/m3) como resultado de la rotación del viento.

Este mismo efecto se evidenció la madrugada del 17 de agosto, con un máximo de 156″ y concluyó con que “durante agosto se han registrado muy altas concentraciones de material particulado en periodos muy cortos (entre una y dos horas) ocasionando a sus habitantes un estrés respiratorio, que amenaza su salud pulmonar y cardiaca”.

Asimismo, argumentó que “los estándares actuales de calidad del aire específicos para PM2.5 no distinguen las fuentes de emisión y composición química, ya que implícitamente consideran que el PM2.5 derivado de incendios forestales y de otras fuentes (transporte, industria y construcción) son igualmente perjudiciales para la salud humana”.

No obstante, apuntó que “los estudios toxicológicos recientes sugieren que las partículas de incendios forestales pueden ser más tóxicas que cantidades iguales de PM2.5 en el ambiente”.

Lo cierto es que, a los altos índices de contaminación que padece el cordón industrial históricamente, se debe agregar este agravante.

 

No te podés perder

El aire de Rosario es seis veces más tóxico que el de otras grandes urbes - Actualizate — Actualizate