Política

Alberto Fernández: “Cristina no es mi enemiga”

junio 30, 2022 8:27 am POR ACTUALIZATE

En una entrevista, el presidente Alberto Fernández dijo que "el problema de la demanda de dólares es que la economía crece mucho".

El presidente Alberto Fernández sostuvo hoy que la situación del Frente de Todos (FdT) está “bien”, afirmó que la vicepresidenta Cristina Fernández “no es su enemiga” sino que a veces tienen diferentes miradas y apostó por la realización de las PASO para 2023, al advertir que “el mejor peronismo es el que está movilizado, compite, discute y debate”.

El mandatario afirmó además que el macrismo “ha dejado el peor escenario económico que podríamos tener” y que “le hizo un daño inconmensurable” al país, tras lo cual señaló que a los dirigentes de Juntos por el Cambio (JxC) “no le pide que lo ayuden, sino que simplemente se callen”.

En declaraciones al canal C5N, Alberto Fernández dijo que la situación económica adversa en que recibió el país en 2019 es advertida por “todos los líderes del mundo, que se dan cuenta del daño” que la gestión de Mauricio Macri “le hizo al país”.

El mandatario reiteró además que la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner “no es su enemiga”, más allá de que a veces puedan no tener la “misma mirada” sobre algunos temas.

“Mis enemigos son los que hacen mover los mercados, los que quieren generar el caos y quieren sembrar tristeza y desesperanza en Argentina”, subrayó.

Al apostar por las PASO para 2023, Fernández señaló que “el mejor peronismo es el que está movilizado, compite, discute y debate, y cuando digo el mejor peronismo debo decir que el mejor progresismo es ese”.

“El progresismo silenciado no es un buen progresismo. Nada puede ser mejor para un candidato que la gente lo haya elegido candidato, y no que sea una decisión superestructural”, destacó.

Consultado sobre si ratificaba lo que había dicho el 17 de noviembre pasado, en ocasión del Día del Militante, acerca de que tiene que haber elecciones PASO en el FdT, y si en ese caso “incluía su nombre”, el mandatario respondió: “Sí, definitivamente”.

Sobre el plano internacional, afirmó que tuvo un “buen encuentro” con su par estadounidense, Joe Biden, tanto en la Cumbre de las Américas en Los Ángeles como en la cumbre del G7 en Alemania, y anticipó que ambas administraciones están “organizando agenda” para la reunión bilateral que tendrá lugar en Washington el 25 de julio.

“Con Estados Unidos hay que tener una buena relación, que no es de sometimiento, sino digna”, planteó el mandatario en declaraciones a C5N.

También marcó que el gobierno de Donald Trump, en Estados Unidos, “hizo un enorme daño dividiendo a Latinoamérica en mil pedazos” y llamó a “institucionalizar la Celac”.

“En los años de Trump, creó el grupo de Lima, maltrató al Mercusur, creó el Acuerdo del Pacífico, se llevó a México al ALCA. Quedó el continente dividido. Cuando gané las elecciones y viaje a México a ver a (su presidente) Andrés Manuel López Obrador, nos pusimos el objetivo de unir a Latinoamérica en la Celac y lo pudimos hacer. Hablamos en el G7 de hacer el año que viene un encuentro Unión Europea-Celac”, enumeró.

Asimismo, se refirió a la reunión bilateral que tuvo en el G7 con el primer ministro inglés, Boris Johnson, y aseveró que la cuestión Malvinas “no está resuelta”, por lo que destacó que ese encuentro fue “la gran oportunidad de poder decirle al Reino Unido lo que creemos”.

“Es la tercera vez que veo a Boris Johnson. Me pidió la reunión para plantearme la posibilidad de hacer acuerdos comerciales y escuché todo. Y le dije que encantando, pero antes hay que discutir lo de Malvinas. Le dije que no es un tema resuelto la discusión soberana porque las Malvinas son de Argentina”, enfatizó.

Por otro lado, señaló que durante la Cumbre de las Américas su par de Basil, Jair Bolsonaro, se le acercó para solicitarle que “intercedieras ante Bolivia para lograr que (Jeanine) Añez”, condenada por el golpe de Estado en ese país en 2019, “vaya asilada a Brasil”.

“Le dije que lamentablemente no podía hacer nada de eso. Y gracias a Dios porque no quiero hacer nada de eso. Bolivia dio un ejemplo a todo el mundo que fue juzgar el golpe de Estado con tribunales ordinarios, sin sacar a los jueces naturales. Así como en Argentina nos regocijamos por el ejemplo que le dimos al mundo en materia de derechos humanos, Bolivia debe regocijarse por el ejemplo que dio en materia de recuperación de la democracia”, destacó Alberto Fernández.

Sobre Brasil, también señaló que durante un encuentro de hoy de gremios de servicios de América Latina pudo manifestar que “poco a poco van ordenándose las cosas”, en referencia a la llegada al poder de los presidentes Gabriel Boric, en Chile; Luis Arce, en Bolivia, Pedro Castillo, en Perù, y Luis Petro, en Colombia.

“Si Lula finalmente gana en Brasil podremos tener una lógica conceptual de la unidad latinomericana”, resaltó.

En el plano doméstico, Fernández ratificó la realización del acto el viernes próximo en el salón “Felipe Vallese” de la CGT en homenaje a los 48 años del fallecimiento de Juan Domingo Perón.

“Vamos a recordar a Perón en el día de su muerte en el salón Felipe Vallese, que es un salón emblemático para el peronismo”, resaltó.

En otro tramo de la entrevista, señaló la necesidad de “darle reglamentación” a las organizaciones sociales, porque la economía popular, dijo, “ha llegado para quedarse”, y expresó nuevamente su gratitud porque “han contenido una Argentina desbordada”.

“Creo que las organizaciones sociales hacen un trabajo muy importante, y algunas no. Como pasa en todos lados. Hay organizaciones muy honestas que en la pandemia nos ayudaron muchísimo. El problema no son las organizaciones sociales, es la economía. Tengo una deuda de gratitud con las organizaciones sociales, han contenido una Argentina desbordada por la pobreza, las carencias, la falta de salud. Echarles la culpa me parece algo que no comparto”, dijo Fernández.

Demanda de dólares por crecimiento económico

En otra parte de la nota, Alberto Fernández afirmó que “estamos tratando de cuidar las reservas y el problema que tenemos es que la economía crece mucho y tenemos una demanda de dólares muy grande”, al tiempo que hizo una exhortación para reducir el déficit fiscal de manera gradual.

El Jefe del Estado enfatizó que “en tres días hemos recuperado 900 millones de dólares para las reservas y para asegurar que las pymes puedan tener acceso a las divisas, para poder seguir produciendo. Todos queremos preservar a la pyme. Tenemos un programa económico que vamos a cumplir. No vengo a plantearle a la gente mentiras”.

Alberto Fernández sostuvo que “lo que tenemos que entender los argentinos es el momento que vive el mundo, hay que escuchar a otros presidentes del mundo que es lo que pasa con el aumento de la energía y los alimentos. La FAO (la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y los Alimentos) advirtió que pueden entrar en hambruna unas 300 millones de personas. Sabiendo que está faltando trigo, maíz, soja y girasol hay fondos de inversión especulando”.

Más adelante, el Primer Mandatario puntualizó que “para ser duro no hay que andar a los gritos. Hay que actuar con racionalidad. Lo que pido es que entiendan que hay que resolver un problema que está en el mundo y se llama guerra y lo que está pasando en Ucrania tiene un efecto devastador sobre la economía mundial y en materia inflacionaria y mucha de nuestra inflación viene por esa guerra”.

El Presidente hizo una encendida defensa de la gestión del ministro de Economía, Martín Guzmán, al señalar que “echarle la culpa a Guzmán de la inflación es una crueldad, la inflación no la trajo Guzmán, viene de larga data y cuando la Argentina crece el problema de la inflación se potencia. Lo que hizo Guzmán es renegociar la deuda con los acreedores y normalizar las relaciones financieras y con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que era una deuda impagable que heredamos y que hoy cumplimos con las metas del primer trimestre”.

El Primer Magistrado sostuvo que “lo que nosotros tenemos que hacer es contener el déficit fiscal, el déficit fiscal es malo. Tenemos que reducir el déficit paulatinamente, no brutalmente. Acá no hubo ajuste. La mejora en la distribución del ingreso demuestra que no hubo ajuste en la Argentina. La desigualdad ha mejorado, la pobreza se ha reducido, el problema no es la pobreza sino el modelo económico que la genera. Los datos que tenemos del primer trimestre es que la pobreza se ha reducido, se han generado 1.200.000 empleos y el desempleo está por debajo del 7%”.

Alberto Fernández remarcó que “lo que no vamos a hacer es ir a buscar dólares para resolver un problema que se resuelve con pesos, como hizo el macrismo. No pudieron ni pagar la deuda en pesos. La mejor forma de ayudarnos es no opinar”.

El Jefe del Estado sostuvo que “Lacunza (Hernán, ex-ministro de Economía durante la gestión de Macri), defaulteó pero nosotros vamos a cumplir con cada uno de los compromisos asumidos. Para nosotros es imperdonable defaultear en pesos. Nosotros cumplimos con nuestro compromiso. El macrismo hizo un daño inconmensurable y todos los líderes del mundo se dan cuenta del daño que hicieron. Que se callen porque confunden, nos dejaron el peor escenario económico. Ya sabemos que hizo cada uno de ellos”.

En relación con el cese de actividades dispuesto por la Mesa de Enlace Agropecuaria para el 13 de julio, el Presidente aseguró que “el gobierno les está dando gasoil lo que hay que entender es que en todo el mundo falta gasoil. En la Argentina, la mayor actividad económica hace que se consuma más gasoil. No tenemos la cantidad necesaria para abastecer la demanda. Estamos aumentando la importación de gasoil. Si los chacareros quieren sacar su granos es porque mejoró su producción. El problema no se arregla con un paro porque el problema no sólo lo tiene la Argentina sino todo el mundo. Hemos ampliado el corte con biocombustibles para poder aprovechar las existencias del gasoil. Las provincias limítrofes dejaron escapar el gasoil de una manera increíble. Cuando uno mira, se ve cómo las provincias limítrofes dejaron escapar el gasoil por la frontera, por ejemplo Corrientes. Eso ya lo corregimos, pero esas cosas no deberían pasar. Una provincia que se presta a ese juego y deja que ocurra, hay que plantear esas cosas. Creo que las petroleras están produciendo al máximo y los problemas no se arreglan con un paro. Lo que necesitamos es recuperar la tranquilidad y terminar con las voces alarmistas”.

En relación con el gasoducto, Fernández expresó que “tiene que seguir y buscaremos el financiamiento que sea necesario. He hablado con el primer ministro italiano, Mario Draghi, a quien le planteé la necesidad de financiar otros proyectos de gas, como la planta de licuefacción cuyo costo es de unos 5.000 ó 6.000 millones de dólares y esto es importantísimo porque ese es el gas que tenemos que exportar”.

Sobre este tópico, Alberto Fernández detalló que en “Alemania se ha decretado la emergencia energética porque se les cayó el único proveedor de gas que tenían que era Rusia y es allí que nosotros plateamos que tenemos gas para abastecerlos. En Alemania se habla que se roza la pobreza por la falta de gas y por la suba del costo de la energía”.

En relación con el tema de la quiebra de la empresa Vicentin, Alberto Fernández declinó dar precisiones al señalar que “prefiero no hablar mucho porque es un tema judicial. Lo que no quiero es que el Estado pierda plata” y negó que se quiera conformar una empresa nacional de alimentos.

Finalmente, el Presidente descartó que se vaya a disponer aumentos de salarios de emergencia por decreto porque afirmó que “las paritarias están funcionando muy bien”.

No te podés perder

Alberto Fernández: "Cristina no es mi enemiga" — Actualizate