Actualidad

Caso Nora Dalmasso: declaró “El Perejil” Gastón Zárate

abril 19, 2022 6:47 pm POR ACTUALIZATE

En la sexta semana del juicio a Marcelo Macarrón por la muerte de Nora Dalmasso, declaró el pintor Gastón Zárate, apodado “El Perejil".

El pintor Zárate, que actualmente tiene 41 años y ya no vive en Río Cuarto, fue sobreseído en 2011, tras años de ser sindicado como “el perejil” en la causa de la muerte de Nora Dalmasso, un apodo que inclusive también bautizó una manifestación, “el perejilazo”, para reclamar su libertad en 2007.

Durante el desarrollo del juicio, el tribunal receptó 38 testimonios de los casi 300 previsto para todo el proceso. Por su parte, Macarrón está acusado por el delito de “homicidio calificado por el vínculo, por alevosía, y por precio o promesa remuneratoria en concurso ideal”, un delito que contempla como pena la prisión perpetua.

En la sexta semana del juicio contra Marcelo Macarrón por el crimen de Nora Dalmasso, declaró Gastón Zárate, conocido como “el perejil” de la causa, quien fuera el primer detenido e imputado del caso, y posteriormente liberado por ayuda de una movilización popular que ejerció presión por considerarlo inocente.

Ante el tribunal de Río Cuarto, Zárate afirmó que “lo único que yo escuché es lo que siempre voy a repetir. Un día antes que él (Macarrón) se fuera (a Punta del Este) los escuché discutiendo. Y él (por Macarrón) le decía que ‘todo esto se iba a acabar'”.

Además, apuntó al grupo de policías que lideraba el comisario Rafael Sosa y al abogado “que era el vocero de él (Macarrón) – sobre quien luego precisaría que se refiere a Daniel Lacase- fueron los que me armaron la causa para que me metan preso a mí”, expresó Zárate.

“Empezaron a visitarme los policías Orozco, Rafael Sosa y otro más, y me decían que Curiotti había matado a la señora y dijeron que tenía que ir uno de nosotros preso, porque tenían pruebas de que habíamos sido nosotros los que habíamos matado a la señora”, sostuvo, según consignó el sitio Puntal de Córdoba.

“Me armaron la causa para que me metan preso a mí”, por lo que tres policías (uno de ellos, según identificó, era el Jefe de la División Homicidios de la policía provincial) comenzaron a visitarlo para, mediante presiones diversas, convencerlo de que debía responsabilizar por el crimen a un amigo suyo, que padece retraso madurativo.

Finalmente, ese mismo amigo, Carlos Curiotti, fue quien declaró en contra de Zárate y tiempo después contó que los policías lo habían presionado para ello. Por ello, el pintor, casi tres meses después del crimen, fue detenido e imputado por “violación y homicidio”, a requerimiento de los fiscales que llevaban la investigación, Javier Di Santo, Fernando Moine y Marcelo Hidalgo.

“Luego, cuando armaron la escena del crimen, como que me había trepado y demás, los policías cuando me entrevistaban tenían el teléfono prendido en comunicación con el vocero, Lacase, y me estaban grabando lo que yo decía”, agregó, y por último añadió: “Fue parte de la policía y querían tapar la causa con uno de nosotros”.

Repasaremos ligeramente algunos eventos y algunos de los personajes involucrados  en este caso.

Nora Raquel Dalmasso tenía 51 años. El domingo 26 de noviembre de 2006, un vecino del country Villa Golf, en Río Cuarto, la encontró asesinada en la habitación de su hija. Estrangulada con el cinto de su bata. Más de 15 años después, esa escena criminal es lo único concreto que tiene la Justicia de Córdoba. 

El hallazgo del cuerpo de la víctima completamente desnudo, tendido sobre la cama de su hija con las piernas abiertas y un lazo de toalla aprisionando su cuello despertó todo tipo de especulaciones. 

Poder, dinero, contactos y mucho chisme barato fueron los condimentos del rancio caldo que se cocinó en torno al asesinato de Nora. Una mujer a la que ya muerta la ultrajaron y mataron varias veces más. Y por cuya memoria la Justicia hizo poco.

Los resultados de las pruebas enviadas al FBI por Di Santo, le pusieron nombre propio al donante del ADN hallado en la escena del crimen: Marcelo Eduardo Macarrón.

El fiscal Daniel Miralles, quien duró sólo un año, elaboró una curiosa teoría que intentó llevar a juicio sin éxito:  Marcelo Macarrón, quien para la fecha del crimen se encontraba jugando un torneo de golf con amigos en Punta del Este, Uruguay, habría viajado en avioneta de manera clandestina en medio del campeonato hasta Río Cuarto, donde llegó a su casa durante la noche, mantuvo relaciones sexuales con su mujer, la mató, regresó a la aeronave y voló de nuevo a Uruguay, donde el día después ganaría el torneo.

No había registro de vuelos ilegales ni testigos, pero Miralles se aferró a la prueba de ADN hallada en el cadáver, que indicaba restos de semen de Macarrón en el cuerpo de la víctima.

Tras el apartamiento de Miralles, asumió Pizarro, quien no suele investigar homicidios. Y terminó por elaborar la pista del supuesto sicario contratado por Macarrón, hipótesis que sentará al viudo en el banquillo.

Nora Dalmasso: Empresaria, de 51 años. Vivía con su familia en el barrio privado Villa Golf. Se le adjudicaban relaciones extramatrimoniales. Fue encontrada el 26 de noviembre pasado estrangulada y semidesnuda en el cuarto de su hija. Testigos dicen que antes de ser asesinada, pasó a buscar a un conocido por una fiesta.

Marcelo Macarrón: Médico traumatólogo, de 59 años. Esposo de la víctima. Se encontraba en Punta del Este jugando un torneo de golf mientras su mujer era asesinada. Dice que no quiere “juzgar”
la vida privada de Nora y que no tiene “nada que ocultar”.

Facundo Macarrón: Estudiante, de 19 años. Hijo de la víctima. Declaró que la noche en que su madre era asesinada fue a una cena en el Rotary Club de la capital cordobesa. Fue imputado en el caso por “abuso sexual seguido de homicidio”. Su tía asegura que “ya conocían su elección sexual”.

Rafael Magnasco: Ex asesor de la Secretaría de Seguridad provincial, de 41 años. Quedó como primer imputado en el caso luego de que se presentara voluntariamente a la Justicia. Niega haber sido amante de Nora Dalmasso, pese a los rumores. Cuando se enteró de que el homicida podría ser estéril, se hizo un estudio de fertilidad y lo presentó a los fiscales del caso.

Guillermo Albarracín: Contador, amigo de Macarrón y confeso amante de Nora. Estaba con el traumatólogo en Punta del Este en el momento del crimen. Pero como sus comprometedores mensajes de texto estaban en el celular de la víctima, decidió confesar su relación con ella.

Gastón Zárate: Pintor y albañil, de 27 años. Trabajó en la casa de Nora Dalmasso. Fue incriminado en la causa por un amigo, pero luego éste reconoció que había sido intimidado para hacerlo. Una multitud marchó por las calles de Río Cuarto para pedir su liberación, en el llamado “Perejilazo”, haciendo alusión a su apodo de El Perejil.

Carlos Curiotti: Un muchacho de 20 años que sufre problemas mentales. Incriminó a Zárate en el homicidio, pero luego confesó que tres policías lo presionaron para hacerlo.

No te podés perder

Caso Nora Dalmasso: declaró "El Perejil" Gastón Zárate — Actualizate