Actualidad

El sistema de salud del departamento de San Lorenzo es una verdadera vergüenza para una zona que mueve billones de dólares

enero 14, 2022 2:28 pm POR MED

El departamento San Lorenzo es parte del nodo portuario del Gran Rosario y alberga la mayor cantidad de puertos privados.

A su vez el Gran Rosario es el nodo portuario agroexportador más importante del mundo. Con un total bruto de 79 millones de toneladas (Mt) despachadas de granos, harinas y aceites en el año 2019, el nodo portuario del Gran Rosario se convirtió en la zona portuaria de exportación de productos más importante a nivel mundial.

Le sigue de cerca el distrito aduanero estadounidense de Nueva Orleans, Luisiana, en Estados Unidos con 64,45 Mt exportadas mientras que en tercer lugar por volumen exportado se ubica el puerto brasilero de Santos, con 42,65 Mt. (Bolsa de Comercio de Rosario. 24/7/20)

Solamente con los embarques que salieron del Gran Rosario en el año 2019, Argentina se coloca en el tercer lugar superando al resto del mundo en volumen exportado.

Pero no solamente salen por estos puertos productos oleaginosos y sus derivados. También se exportan minerales, rieles y durmientes, azúcar y fertilizantes, concentrados de cobre de Minera Alumbrera, las cargas movilizadas por las cinco terminales portuarias que operan petróleo y sus derivados en el Gran Rosario (Petrobras, YPF, Esso, Oil Combustibles y Shell), y las cargas que podrían operar las dos centrales termoeléctricas (San Martín y Vuelta de Obligado) localizadas en Timbúes con muelle propio.

Operan habitualmente desde el Gran Rosario hasta el Océano casi 4.500 buques en el año.

“El modelo neoliberal tiene uno de sus fundamentos en el convencimiento de que el mejor estímulo para el desarrollo de los países reside en la apertura económica y la liberalización comercial, estrategia que, impuesta de una u otra forma al mundo subdesarrollado por los países ricos y los organismos económico-financieros y mercantiles internacionales está representando un coste humano, social, económico y ambiental insostenible para las naciones empobrecidas.

Apoyándose en el libre comercio y en la progresiva mundialización de la economía a escala planetaria, las grandes firmas transnacionales de la transformación y la distribución no sólo buscan alimentos baratos y una legislación ambiental permisiva en cualquier lugar del mundo, sino que fomentan los modelos agroexportadores y buscan a sus proveedores entre los grandes productores que son capaces de suministrar grandes cantidades de productos baratos, estandarizados y en un tiempo mínimo. Por el mismo motivo, marginan al pequeño productor, tanto familiar como campesino, y los sumen en la pobreza, aunque desarrollen sistemas productivos sostenibles, respetuosos con los ciclos biológicos y con el entorno y vitales para las comunidades rurales que los albergan.

El origen de la paradoja por la que algunos países dotados de vastas extensiones de uso agropecuario y abundantes recursos naturales, como México o Brasil, no pueden ser autosuficientes en materia alimentaria, estriba en un asfixiante endeudamiento que les obliga a conseguir divisas a cualquier precio. Asimismo, el objetivo de los planes de ajuste estructural que el FMI y el BM imponen a los países con problemas de crédito se centra en que estas naciones exporten cada vez más para que no dejen de pagar los elevados intereses de sus abultadas deudas externas. Es así como muchos países latinoamericanos se ven obligados a reorientar su producción agropecuaria  o a sobreexplotar sus recursos naturales, pero siempre con el norte de dirigirse a los mercados exteriores en detrimento de la agricultura campesina, el consumo local y el respeto ecológico. (Universidad de Barcelona – 2008)”.

Si bien en el mes de agosto del mismo año, el polo exportador del Gran Rosario obtuvo el segundo lugar en volumen exportado de productos comprendidos en el complejo soja (poroto, harinas y aceites) y del complejo maíz (grano de maíz), también para el complejo trigo (grano de trigo y harina), y entre los factores más perjudiciales para explicar este movimiento se encuentra la histórica bajante del Río Paraná y los conflictos gremiales que en el mes de diciembre virtualmente paralizaron la recepción y despacho de mercadería, no cambia drásticamente su lugar de privilegio.

Dicho todo esto a modo de enmarcar la situación de la atención de la salud en la región, basta con tomar las palabras de la Dra. Stella Spessot, cardióloga, de una nota que se le realizara el 10/10/20. “Hace años que vengo luchando para que la provincia recategorice el hospital y aumente su nivel de complejidad para contar con una terapia intermedia, una decisión que le corresponde al Estado santafesino porque lo que más cuesta no es lo edilicio o la aparatología, sino el personal que debe desempeñarse en la nueva área”.

Somos cabecera de Departamento y brindamos atención a personas de toda la región -incluso de otros Departamentos- no pude ser que en nuestro hospital no tengamos más complejidad. Por eso estimo necesario hablar con los mandatarios de todas esas localidades para que se comprometan. A esto lo tenemos que hacer entre todos”, enfatizó.

“Esto tiene que mejorar por nosotros, por nuestros hijos y por nuestros padres, merecemos un hospital que al menos tenga una terapia intermedia. Como ciudadanos no podemos permitir que muchos casos se deriven a Rosario por no contar con una”.

Lamentablemente el cupo de internaciones no cubre las necesidades de la población. La alta complejidad dista mucho de satisfacerlas.

En caso de emergencias por accidentes que suelen ocurrir en las grandes empresas que anidan en la zona, muchas veces con consecuencias dramáticas, como el caso de los grandes quemados, no hay estructura ni infraestructura para atenderlos.

El departamento de San Lorenzo cuenta con una población de 112.300 habitantes aproximadamente, contando las localidades más importantes y cercanas a la ciudad cabecera.

Con la llegada del invierno y el frío aumentan notablemente las enfermedades respiratorias. En el hospital Granaderos a Caballo de la ciudad de San Lorenzo derivan pacientes en estado de gravedad a Rosario debido a que no cuentan con la cantidad de camas necesarias para atender los casos de internaciones.

“Hay mucha demanda porque en estas épocas invernales hay muchos pacientes con enfermedades crónicas, tanto cardiológicas como respiratorias, y muchas veces los pacientes vienen con descompensaciones. A veces la podemos manejar acá y otras veces tenemos que derivar a efectores de mayor complejidad”, aseguró la directora del hospital de San Lorenzo, Valeria Bulla.

En cuanto a la atención sanitaria de parte de efectores privados,  “por falta de pago del Pami quedan suspendidos los servicios asistenciales a partir de la 00.00 hora del día sábado 20/07/13”. Taxativo, el cartel pegado en las ventanillas del Instituto Médico Regional de San Lorenzo (IMR) daba la noticia de que 11 mil afiliados a la obra social de los jubilados se quedaban sin la atención médica del único efector privado que los atendía en esa ciudad, ubicado en avenida San Martín 1180. Es que sus directivos decidieron, ante la falta de pagos, suspender la prestación de servicios a un padrón que comprende a pasivos de San Lorenzo y de varias localidades del departamento.

No se cuenta con internación de parte de prestadores privados para ningún tipo de paciente.

Las parturientas que cuentan con obras sociales o sistemas de medicina prepaga, a la hora del alumbramiento deben “correr” a Rosario.

La demanda en el Hospital Granaderos a caballo no permite que puedan ser atendidas allí.

El primer nivel de atención o  los servicios básicos de salud (no confundir con la atención primaria de la salud) se encuentra contenido con los centros municipales y provinciales, más los consultorios privados. Pero los afiliados al IAPOS no son atendidos por el Grupo Oroño. Deben viajar a Rosario.

«La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades».

La noción de salud social está asociada al estado de bienestar que una persona tiene de acuerdo a las condiciones de su entorno. La salud del ser humano, tanto física como mental, siempre depende del contexto socioeconómico.

La salud social, por lo tanto, se concentra en las circunstancias que condicionan el bienestar del sujeto. Se trata de aquellos condicionamientos derivados de la distribución de los recursos y del poder, relacionados con las políticas que se desarrollan a nivel local e internacional.

Como puede apreciarse, los determinantes de la salud social son todas aquellas circunstancias que rodean la vida de las personas desde que nacen, y que las acompañan a lo largo de su desarrollo y su inserción en el sistema. Son muchos los factores que contribuyen en la realidad de cada individuo, y la mayoría depende del gobierno y las autoridades, ya que son ellos los que deberían garantizar a todos los ciudadanos el bienestar y la igualdad de oportunidades.

La conclusión es que, de acuerdo a los montos millonarios de dólares que se mueven en esta zona, deberíamos contar con un servicio de atención pública de la salud de altísima complejidad, capaz de satisfacer las necesidades de su población, sin necesidad de derivaciones, costosas para el estado y los entornos familiares.

Se trata de una decisión política. De exigir a los grandes monopolios que se benefician de la libertad de mercado, y que manejan además los montos de las retenciones, que aporten en el sistema de salud pública en todos los aspectos que sean necesarios.

Según consta en la página oficial de la provincia de Santa Fe, “los Agentes de retención y/o percepción son aquellos sujetos designados por la Administración Provincial de Impuestos para realizar las retenciones y percepciones del Impuesto sobre los Ingresos Brutos en la fuente.

Deberán actuar como agentes de retención por el Impuesto sobre los Ingresos Brutos: a) Los acopiadores, consignatarios, frigoríficos, cooperativas, asociaciones de productores, exportadores, entidades e instituciones públicas y privadas y, en general, todos quienes actúen como compradores por cuenta propia o de terceros, de productos derivados de la explotación agropecuaria o frutos del país -excepto semovientes- y respecto de los productores de los mismos.”

Sólo falta que alguien “le ponga el cascabel al gato”.

No te podés perder

El sistema de salud del departamento de San Lorenzo es una verdadera vergüenza para una zona que mueve billones de dólares - Actualizate — Actualizate