Interés General

Verano – averno: un anagrama perfecto para definir esta época

enero 13, 2022 2:25 pm POR ACTUALIZATE

Dos palabras conformadas por las mismas letras que se convierten en sinónimas durante este durísimo verano que atravesamos.

El infierno del verano en condiciones de cambios climáticos ya no necesita descripción. Los padecimientos cotidianos confirman que, en el anagrama citado, dos palabras hoy tienen el mismo significado.

En nuestro imaginario el infierno es un inframundo ardiente, habitado por seres diabólicos y pecadores. Dragones vomitan fuego. La vida en el infierno es de padecimiento eterno.

No puedo menos que sentirme en el averno.

Tampoco puedo evitar ponerles rostros y nombres a los seres diabólicos que nos obligan, a nosotros los pobres pecadores, a vivir eternamente en él.

¿Y cuál es nuestro pecado sino aquél de la indiferencia, la comodidad, la resignación?

¿Y quiénes son los seres diabólicos sino aquellos responsables de privilegiar sus ganancias millonarias a expensas de la destrucción paulatina y sistemática de nuestra única casa, el planeta que dignamos en llamar Tierra?

Y verán cómo coinciden conmigo tras unos pocos y breves relatos que explican parte de lo que sentimos este verano.

Los incendios forestales de 2020 en el Pantanal, el gigantesco humedal en Brasil, pudieron causar la muerte inmediata de hasta 16,9 millones de vertebrados, entre ellos lagartos, aves y primates, según sugiere un estudio publicado el  16.12.2021 por la revista Scientific Reports.

En la selva amazónica, el gran pulmón de nuestra casa, hileras enteras de árboles han sido quemados para satisfacer la demanda global de carne, desmontando áreas para que viva el ganado, o plantando soja para alimentarlo. Eso redujo la cantidad de dióxido de carbono que los bosques pueden absorber de la atmósfera. Algunos estudios sugieren que la deforestación y el calentamiento global acelerarán la “muerte regresiva” del bosque hasta un punto de inflexión en el que el Amazonas se convierta en una seca sabana. La selva amazónica está siendo aniquilada.

Los incendios y las talas de árboles están devastando sistemáticamente los bosques del mundo. Aunque algunas pérdidas dan paso a la regeneración, los científicos alertan que los bosques tardan mucho tiempo en recuperarse.

Los derechos humanos están estrechamente relacionados con al cambio climático por su efecto devastador no sólo en el medio ambiente, sino en nuestro bienestar. Además de amenazar nuestra propia existencia, el cambio climático está repercutiendo de forma dañina en nuestro derecho a la vida, la salud, la alimentación, el agua, la vivienda y los medios de vida.

Cuanto más esperen los gobiernos para tomar medidas significativas (no sólo para este verano, sino para las futuras geraciones), más difícil será resolver el problema y mayor será el riesgo de que las emisiones se reduzcan por medios que aumenten la desigualdad, en lugar de reducirla.

La falta de medidas de los gobiernos para abordar el cambio climático, pese a las acuciantes pruebas científicas, podría ser la mayor violación de derechos humanos intergeneracional de la Historia.

¿Qué es el efecto invernadero?

En un invernadero, entra la luz del sol y se retiene el calor. El efecto invernadero describe un fenómeno similar a escala planetaria pero, en lugar del cristal de un invernadero, ciertos gases están elevando cada vez más las temperaturas globales.

La superficie de la Tierra absorbe poco menos de la mitad de la energía del sol, mientras que la atmósfera absorbe el 23% y el resto se refleja de vuelta al espacio. Los procesos naturales aseguran que la cantidad de energía entrante y saliente sea igual, manteniendo estable la temperatura del planeta.

Sin embargo, la actividad humana está provocando el aumento de la emisión de los llamados gases de efecto invernadero (GEI) que, a diferencia de otros gases atmosféricos como el oxígeno y el nitrógeno, quedan atrapados en la atmósfera, sin poder escapar del planeta. Esta energía vuelve a la superficie, donde se reabsorbe.

Debido a que entra más energía de la que sale del planeta, las temperaturas de la superficie aumentan hasta que se logra un nuevo equilibrio.

Este aumento de la temperatura tiene efectos adversos a largo plazo sobre el clima y afecta a una miríada de sistemas naturales. Los efectos incluyen aumentos en la frecuencia y la intensidad de los fenómenos meteorológicos extremos, como inundaciones, sequías, incendios forestales y huracanes, que afectan a millones de personas y causan pérdidas económicas de billones.

“Cuando la gente ve desastres en las noticias, a menudo estos no parecen tener conexión”, dice  Zita Sebesvari, investigadora senior de la UNU (Universidad Nacional de Ucayali, Perú). “Pero, incluso las catástrofes que ocurren a miles de kilómetros de distancia unas de otras, a menudo están relacionadas”.

Tres factores fundamentales influyeron en los eventos analizados por la UNU: la quema de combustibles fósiles, el mal manejo de riesgos y la subestimación del medio ambiente en la toma de decisiones.

El llamado efecto mariposa.

No te podés perder

Verano – averno: un anagrama perfecto para definir esta época — Actualizate