Turismo

Brasil: cayó un acantilado y aplastó lanchas de turistas

enero 9, 2022 11:38 am POR ACTUALIZATE

El desastre del acantilado ocurrió en Lago de Furnas, Minas Gerais. Ya se contabilizan varios muertos y heridos.

El desprendimiento de una parte de un acantilado ocurrió a las 11 de la mañana y fue filmado por otro turista. En el video se muestra cómo una pared rocosa cae desde una altura de cinco metros e impacta sobre las tres embarcaciones. Dos quedaron totalmente hundidas. Hasta el momento serían siete las personas fallecidas y habría tres desaparecidas. Pero se van actualizando estas cifras. También hay personas internadas.

La zona sufre un fuerte temporal de lluvias desde hace días y los bomberos sospechan que las precipitaciones presionaron las paredes del acantilado, lo que habría provocado el deslizamiento de este sábado.

La gran roca cayó sobre las lanchas desde una altura de cinco metros.

En dramáticos videos compartidos en las redes sociales se puede ver el momento exacto en que el macizo se desprende y cae sobre las tres embarcaciones, ante el pánico de los pasajeros que presencian la escena desde las otras lanchas.

Otro de los registros muestra el minuto previo a la caída, en que varias personas advierten que “están cayendo muchas piedras” y piden a gritos a los ocupantes de las otras lanchas que se alejen del paredón.

Y uno de los videos divulgados en Internet muestra una tromba de agua en una cascada muy cercana a la roca que se desprende después; el volumen de agua aumenta de forma drástica en pocos segundos.

Lo sorpresivo de esta noticia es que un usuario compartió la imagen de un hombre que en el 2012 publicó una imagen del acantilado advirtiendo que “la piedra se va a caer”. Fue exactamente el 13 de marzo de ese año. En la imagen se ve claramente el espacio que separa a la roca del cuerpo de la montaña, anticipando su pronta caída, entendiendo por “pronta” en función de los tiempos de la milenaria naturaleza.

Hay medios que informan la noticia definiendo el evento como accidente o como tragedia.

A la hora de establecer responsabilidades, teniendo en cuenta que se trata de una zona turística y que debería ser monitoreada constantemente para prevenir y evitar eventos de este tipo, la semántica se convierte en un gran apoyo.

Establecer, en este caso, que se trata de una tragedia por riesgo advertido, que pudo haber sido evitado si se lo hubiera medido previamente, es clave.

El riesgo es la probabilidad de que un evento natural, tecnológico o socio-natural ocurra en una sociedad con un alto nivel de vulnerabilidad y cause  pérdidas humanas, de infraestructura, económicas, o financieras. El riesgo está compuesto por varios elementos, principalmente la amenaza o peligro (por ejemplo, tsunami, huracán, fuertes lluvias, accidente tecnológico, etc.), y los elementos expuestos, así como su nivel de vulnerabilidad ante un evento (por ejemplo, casas mal construidas, construcciones en los cauces de los ríos, sociedades carentes de redes de seguridad económica, etc.).

El riesgo se puede entender, estudiar, cuantificar y reducir para así tratar de evitar calamidades.

Es por eso que una sociedad que quiera desarrollarse y salir de la pobreza tiene que tener políticas de gestión del riesgo (además de las políticas de gestión de desastres y atención a las emergencias) para  evitar que las consecuencias de los desastres acaben con el progreso y el desarrollo de sus comunidades.

Mediante la gestión del riesgo, estas comunidades pueden conocer las pérdidas probables a las que están expuestas, y así contar con la información necesaria que les permita planificar adecuadamente y tomar las decisiones necesarias para reducir el riesgo, y evitar la generación de nuevos riesgos. Asimismo, mediante la gestión de desastres, estas comunidades podrán responder eficientemente si los riesgos se convierten en desastres.

 

No te podés perder

Brasil: cayó un acantilado y aplastó lanchas de turistas — Actualizate