Interés General

Tras ser víctima de acoso, se suicidó un niño de 12 años

diciembre 13, 2021 4:33 pm POR ACTUALIZATE

Ocurrió en EE.UU. Su madre afirma que le dijeron que iría al infierno debido a su condición de gay. Los casos de acoso no paran de crecer.

Ocurrió el 28 de noviembre pasado. No es noticia del día. Pero si ocurre, todos los días y en todo el mundo, el acoso escolar de parte de compañeros de curso. El llamado “bullying”, o como solemos decir acusando a su fonética simplemente buling.

Nada tiene de simple, sin embargo, esta práctica. Tampoco es nueva. Ya han transcurridos muchas decenas de años en mi vida y aún tengo frescas en mi memoria las imágenes de quienes me acosaban en la escuela.

Eli Fritchley, un estudiante de séptimo grado en la escuela secundaria Cascades en Shelbyville, al sur de Nashville en Tennessee, Estados Unidos, se suicidó el 28 de noviembre.

Era trombonista en la banda de música de la escuela, y sus padres ASEGURAN que era un “alma pacífica” que no ocultaba su verdadero yo.
“No le importaba, o al menos pensábamos que no le importaba, y eso es lo que es de verdad difícil para nosotros porque pensábamos que no le importaba”, dijo su madre, Debbey Fritchley.

A Eli le gustaba el color rosa, le gustaba pintarse las uñas y vestía la misma ropa, una sudadera de Bob Esponja, casi todos los días.

“Le dijeron que iría al infierno debido a que no tenía una religión en sí y porque dijo que era gay. Le decían eso con bastante frecuencia”, agregó Fritchley respecto al acoso que sufría.

“Fue una situación de total abuso. No creo que haya sido nunca físico. Tengo entendido que fueron solo palabras, pero las palabras duelen. De verdad duelen”, dijo el padre, Steve Fritchley.

La Dra. Tammy Garrett, superintendente escolar del condado de Bedford, dijo en un comunicado que “estamos muy consternados y devastados por esta noticia. Cada vez que alguien se quita la vida, en especial si es un niño, es casi insoportable. Nuestros corazones están con sus padres y su familia, quienes se enfrentan a esta terrible pérdida”.

“Criar niños cariñosos, amables y resistentes es trabajo de todos nosotros, y los padres no están solos”, agregó.

Cuando niñas y niños son víctimas de estas prácticas tan dolorosas de acoso, ya sea como acosados o acosadores, debemos, inexorablemente, preguntarnos qué estamos haciendo mal los adultos.

Debemos preguntarnos acerca de nuestras conductas que son las que verdaderamente educan.

Hemos naturalizado tanto las bromas acerca de nuestra condición sexual, anatómica, social, que no visualizamos a nuestras infancias aprendiendo de ellas.

Bromeamos cuando alguien está muy gordo, muy flaco, muy alto, muy bajo, muy negro, muy blanco, muy pobre, muy “diverso”, muy diferente.

Estigmatizamos con suma liviandad al punto de llegar a la condena.

Nuestros hijos y nuestras hijas escuchan. Reproducen.

¡NIÑES EN RIEGO! ¿ADULTES RESPONSABLES?

No te podés perder

Tras ser víctima de acoso, se suicidó un niño de 12 años — Actualizate