Interés General

Una practica despiadadamente cruel

octubre 17, 2021 3:00 pm POR MDE

Hasta U$D 12.000 se paga por la caza del puma concolor, en riesgo de extinción, y su cabeza embalsamada. Negocio sanguinario y millonario.

Somos el país en 7º lugar como exportadores de “trofeos de sangre” siendo el puma una de las presas más codiciadas.

Esta práctica, despiadadamente cruel, nos debe avergonzar tanto como el de 7º lugar en el mundo en índice de miseria por delante de Irán, Angola y Madagascar. (según Steve Hanke, Universidad Johns Hopkins).

Organizaciones ambientalistas (Pumakawa de Córdoba, Fundación Cullunche de Mendoza, la Red Argentina Contra el Tráfico de Especies Silvestres -RACTES- y la Humane Society International) lograron casi 80.000 firmas a través de Change.org para prohibir la caza deportiva del puma y la exportación de trofeos de caza.

También piden a  Aerolíneas Argentinas que se sume a las más de 40  aerolíneas internacionales que han restringido los envíos de trofeos de caza en sus vuelos, como es el caso de South African Airways, Air Canada, las estadounidenses Delta y American Airlines, y Emirates Airlines, 

Además de prohibir su caza, se exige prohibir  los criaderos de los cotos, que los mantienen en condiciones impensadas, en jaulas pequeñas, aislados de otros pumas y sin movilidad.

Previo a la caza los mantienen sedientos y les colocan recipientes con agua cerca del cazador. Les laceran sus patas para que no puedan correr, los sedan. De este modo se convierten en presas fáciles.

Simulan un evento verdadero y en realidad sólo se trata de un montaje para divertir a ¿personas? que pagan fortunas en su sed de sangre. Se trata de simples matones. Cobarde clientela de los cotos de caza. Criminales.

Sólo en la provincia de La Pampa hay más de 30 cotos de caza, y en la temporada 2019 llegaron 253 cazadores extranjeros.

Fueron los que compraron el permiso para cazar pumas, ciervos, búfalos y otras especies. La mayoría provenientes de EE.UU. (171) y Canadá (24), además llegaron desde Europa (Suecia, 9; Alemania, 8; Suiza, 1; Luxemburgo, 2; Inglaterra, 1; Hungría, 1; Holanda, 1; Dinamarca, 7; Rumania 1), de otros países sudamericanos (Brasil, 7; Austria, 8; Uruguay, 3; Paraguay, 1 y Perú, 3). También arribaron cazadores desde México (2), Australia (1) y Namibia (1).

Corrientes ocupa el segundo lugar en cuanto a cotos de caza, siguiendo Entre Ríos, Neuquén, Formosa, Buenos Aires, Río Negro y Córdoba.

Algunas provincias no ofrecen cotos de caza, pero sí ofrecen recompensas por pieles y cráneos  de pumas y de zorros colorados. Tal es el caso de Chubut.

Fundación Vida Silvestre Argentina expresa su preocupación ante las políticas implementadas por la provincia de Chubut de promover y recompensar la caza de zorros colorados y pumas, con el objetivo de solucionar el conflicto entre animales silvestres y ganado.

Kai Pacha es la referente de la Asociación Civil Pumawaka, reserva y refugio de pumas que está ubicada en Villa Rumipal, en el Valle de Calamuchita. Ella asegura que “El puma es bastante maltratado. Se lo cree perjudicial y se lo considera dañino, cuando es el revés: es clave para la preservación del ecosistema”.

Los pumas no son trofeos sino una especie propia de nuestra cultura y del equilibrio de nuestro medio ambiente. Son sabios indicadores de problemas ambientales y de ecosistemas degradados. La fauna autóctona no es un trofeo, los fines recreativos no deben causar sufrimiento ni maltrato animal.

Estamos transitando una época de cambios de paradigmas, en que vamos comprendiendo que la especie humana no es la medida de todas las cosas, también acerca de la importancia de la biodiversidad y del equilibrio de todos los sistemas naturales.

Hemos aprendido que los animales son sujetos de derechos, seres sintientes y se les ha declarado “personas no humanas” a ciertas especies.

“Se conoce como persona no humana a la propuesta de creación de una figura jurídica postulada para ser concedida a ciertas especies de animales. Algunas personas dicen que el criterio para conceder dicho estatus jurídico es que se demuestren poseer elevadas capacidades cognitivas y notable inteligencia, en comparación con el resto de las especies. Está especialmente diseñada para intentar proteger los derechos de los chimpancés, orangutanes y restantes grandes simios. Ya en varios países se han abierto causas judiciales basándose en este concepto. ​ Sin embargo, otros defensores de dicha figura jurídica argumentan que el criterio para otorgar personalidad jurídica es simplemente poseer una conciencia, es decir, tener capacidad para sentir.”

La veterinaria de Pumakawa, Inés Fernández expresa: “La vida del puma en un criadero no es una vida. Crecen encerrados un lugar chico y apenas se pueden mover. Se los lastima, los sedan y nunca ven la luz del sol. Por eso cuando se les abre la jaula para cazarlos el animal está débil y desorientado, nunca estuvo libre y así los matan. Es una presa fácil”.

La Ley 22421 “que tiende a resolver los problemas derivados de la depredación que sufre la fauna silvestre” (sic) establecida en marzo de 1981, plena dictadura militar, ampara estas prácticas que nada tienen de salvajes. Por el contrario. Son prácticas de la barbarie civilizada.

En el Cap. I, Art. 1 dice expresamente:

 “Declárase de interés público la fauna silvestre que temporal o permanentemente habita el Territorio de la República, así como su protección, conservación, propagación, repoblación y aprovechamiento racional.

Todos los habitantes de la Nación tienen el deber de proteger la fauna silvestre, conforme a los reglamentos que para su conservación y manejo dicten las autoridades de aplicación.”

Y, contradictoriamente, en su Cap V, Art. 15 y 16 dice:

“ARTICULO 15. — A los efectos de esta Ley, entiéndese por Caza la acción ejercida por el hombre, mediante el uso de artes, armas y otros medios apropiados, persiguiendo o apresando ejemplares de la fauna silvestre con el fin de someterlos bajo su dominio apropiárselos como presa, capturándolos, dándoles muerte o facilitando estas acciones a terceros.

ARTICULO 16. — El Poder Ejecutivo Nacional y cada provincia, establecerán por vía reglamentaria las limitaciones a la práctica de la caza por razones de protección y conservación de las especies o de seguridad pública.

Será requisito indispensable para practicar la caza:

  1. a) Contar con la autorización del propietario o administrador o poseedor o tenedor a cualquier título legítimo del fundo;
  2. b) Haber obtenido la licencia correspondiente, previo examen de capacitación. Esta licencia la expedirán las autoridades jurisdiccionales de aplicación o las entidades públicas o privadas en las que aquéllas podrán delegar esta función en la forma que determine el decreto reglamentario. Las licencias expedidas por la Nación o por las provincias adheridas al régimen de la presente Ley, de conformidad con las disposiciones de la misma y su reglamentación, tendrán validez en todo el territorio de la República. Las provincias no adheridas podrán celebrar convenios a tales efectos.”

Tal es parte del texto de la Ley que se exige derogar.

El puma es un verdadero emblema de la Patagonia. Este animal es clave en el equilibrio y el desarrollo saludable del ecosistema. Es el felino con mayor distribución en América, al ocupar diferentes áreas desde Alaska hasta el sur continental de Argentina y Chile.

Es un felino que no ruge, sino que produce un sonido parecido al maullido. Capaz de correr 64 kilómetros por hora, es el cuarto felino más grande del mundo, junto al leopardo, llegando a los 110 kilos de peso.

Prácticamente nunca ataca al hombre, a menos que sea acorralado y no pueda escapar. Y sólo si se le priva de sus presas naturales, puede atacar al ganado.

El Puma se encuentra prácticamente en todo tipo de ambientes desde el nivel del mar hasta los 5000 metros de altura en los Andes, incluyendo bosques, selvas, montes, sabanas, áreas montañosas y serranas, praderas y desiertos.

Tanto el tamaño como la coloración varían geográficamente; en Argentina los ejemplares de la Patagonia son más grandes, de pelaje más denso y de color grisáceo o leonado y hacia el norte son de menor tamaño y de coloración rojiza.

Es un animal realmente emblemático y merece de todos los esfuerzos por preservarlo a él y a su hábitat.

Dice Kai Pacha que “hay muchas estrategias para tener con el puma. Perros protectores, llamas, luces intermitentes, el burro. Cuando el puma hace daño, es porque hay un problema ambiental”, y que es importante “reconvertir los criaderos que surten a los cotos de caza en espacios de protección y conservación de la fauna e impulsar una ley que impida la importación y exportación de trofeos de caza.”

Acerca de Pumakawa

 Pumakawa es una asociación Civil sin fines de lucro que, instalada en Villa Rumipal, provincia de Córdoba, Argentina, se dedica a la recuperación de la fauna y restauración del monte nativo. Trabaja en la conservación de la flora y fauna, a partir de actividades recreacionales y educacionales, así como actividades de investigación. Tiene un banco de semillas nativas de 53 especies.

Cuentan con dos predios, en uno de ellos tiene un plantel de animales recuperados, donde recibe visitantes, familias y escuelas. En el otro espacio, han restaurado el monte que sufrió incendios forestales en el 2009, este fue quemado en un 95%. Hoy es un lugar que recibe a personas que quieran disfrutar del monte, con atención personalizada.

Para conocer más sobre Pumakawa: http://pumakawa.org/

Acerca de Humane Society International

Con una presencia en más de 50 países, Humane Society International (HSI) trabaja alrededor del mundo para promover el vínculo humano animal, rescatar y proteger a perros y gatos, mejorar el bienestar de animales, proteger la vida silvestre, promover testeos e investigación que no utilicen a animales, responder a desastres naturales, y combatir la crueldad a los animales en todas sus formas.

Para ser parte y sumarse a la iniciativa, pueden dejar su firma ingresando en http://chng.it/kZhgdZmbGL

No te podés perder

Una practica despiadadamente cruel — Actualizate