Política

Aníbal Fernández siendo Aníbal Fernández

octubre 12, 2021 6:57 pm POR ACTUALIZATE

El nuevo Ministro de Seguridad Aníbal Fernández lanzó un polémico tweet contra el dibujante Nik y desató un escándalo dentro del Gobierno.

Quizás no sorprenda tanto la actitud, pero sí la falta de timing. En un momento muy álgido para el Gobierno, en el cual no termina de recuperarse de la dura derrota electoral en las PASO y ya tiene que preparase para las definitivas, el nuevo Ministro de Seguridad Aníbal Fernández cometió un error “imperdonable” en el campo de la política actual.

La pisada de barro del siempre polémico Aníbal ocurrió en el mundo virtual, más precisamente en Twitter, una red social que no para de darle de comer al periodismo. El dibujante Cristian Dzwonik, alias Nik, publicó en su cuenta @nikgaturro lo siguiente: “Regalar heladeras, garrafas, viajes de egresados, planes, platita, lo que sea, lo que venga. Qué triste no escuchar nunca la palabra TRABAJO, ESFUERZO, FUTURO, PORVENIR. Los va a volver a derrotar la DIGNIDAD del pueblo”. El mensaje hacía alusión a la decisión del gobernador bonaerense Axel Kicillof de regalarles viajes a Bariloche a miles de estudiantes de su provincia.

Entre las muchísimas respuestas a favor y en contra de Nik, el Ministro de Seguridad quiso dejar la suya. Según su explicación posterior, no tuvo ánimos de amenazar, aunque el texto es bastante claro: “Muchas escuelas y colegios de la CABA reciben subsidios del estado y está bien. Por ejemplo la escuela/colegio ORT. ¿La conoces? Si que la conoces… O querés que te haga un dibujito? Excelente escuela lo garantizo. Repito… ¿Lo conoces?”. La escuela ORT de Buenos Aires es a la que asisten actualmente las hijas de Nik.

El propio artista reposteó la respuesta de Fernández con el mensaje “El ministro de seguridad @FernandezAnibal me dedica un tweet persecutorio con una amenaza “velada” dando a entender que conoce el colegio al que van mis hijas menores. El ministro q debe dar “SEGURIDAD” a todos los argentinos acosa al q piensa distinto. Tengo miedo”, agregando que “El rector del colegio Ort confirmó que no recibe ningún tipo de subsidio del Estado, cero subsidio. El ministro da información falsa”.

Más allá del pedido de disculpas de Aníbal, la oposición actuó rápidamente pidiéndole al presidente que le exija la renuncia al Ministro, solicitud que fue dada de baja por el ejecutivo, quien consideró con que las disculpas, es suficiente.

Nik dialogó con el diario La Nación y aseguró que hará una denuncia penal. Además, dijo que su miedo radica en que el Ministro de Seguridad de la Nación tenga información personal suya y que la revele públicamente en redes sociales.

Entre las reacciones a las amenazas, la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas condenó “las expresiones intimidatorias del ministro Aníbal Fernández contra Nik, expresadas a través de su cuenta en Twitter. El mensaje, que incluye información sobre el entorno familiar del historietista, es especialmente grave, máxime por provenir de quien debe velar por la seguridad de los ciudadanos. Adepa se solidariza con Nik”.

También mostraron su “repudio enérgico” a los dichos de Fernández la Mesa Nacional de Juntos por el Cambio y puntualmente el Jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta, quien además agregó que “quien tiene que hacerse cargo y dar una explicación por lo de Aníbal Fernández, es el presidente”.

En el oficialismo, la movida de Aníbal tampoco cayó bien, aunque intentaron bajarle el tono. El nuevo Jefe de Gabinete Juan Manzur dijo que “fue muy desafortunado lo de Aníbal Fernández, pero yo me quiero quedar con sus disculpas públicas”, mientras que Leandro Santoro, candidato a diputado nacional del Frente de Todos, comentó que “no me gustó lo de Aníbal Fernández, ya que cualquier referencia a los hijos es inaceptable”.

El tono amenazante y la falta de oportunismo de los dichos de Fernández no parecen aceptar demasiadas discusiones. Lo que no puede sorprender es su actitud. Al final del día, Aníbal sigue siendo Aníbal.

No te podés perder

Aníbal Fernández siendo Aníbal Fernández — Actualizate