Interés General

Nicolás Cage. Un excéntrico de Hollywood

octubre 10, 2021 5:00 pm POR ACTUALIZATE

Nicolás Cage es un personaje tan excéntrico como para un film en sí mismo.

Nicolás Cage (Nicholas Kim Coppola. Long Beach, California, 7 de enero de 1964)  consiguió hacerse un hueco en el mundo del cine gracias a películas como Leaving Las Vegas (que le valió un Oscar), La Roca, Adaptation o La Búsqueda.

Cambió su nombre para no ser considerado como el sobrino de Francis Ford Coppola, sino por su talento actoral.

Estudió en la Beverly Hills High School, ya que aspiraba a actuar desde una edad temprana, asistió al American Conservatory Theatre de San Francisco y a la Universidad de California en Los Ángeles.

A mediados de los ochenta conoció a Patricia Arquette y no paró hasta casarse con ella en 1995, pero la relación no duró ni un año a pesar de que el divorcio se oficializó en 2001. En 2002 se casó con Lisa Marie Presley, la hija de Elvis, a los diez días de conocerla.

¡Quince años para lograr casarse con Patricia y sólo diez días  para casarse con Marie! Cosa de locos… ambos matrimonios terminaron muy pronto.

Alice Kim y Erika Koike fueron su tercer y cuarto fracaso matrimonial respectivamente

Se ha vuelto a casar con Riko Shibata, una japonesa de 26 años con quien tuvo dos hijos. También se han divorciado.

Tan obsesionado estaba con los comics, superhéroes y con Superman en particular que llamó a su hijo Kal-El, el verdadero nombre de este superhombre, símbolo innegable de su país. ¡Pobre chico!

En 2009,  sus problemas con el fisco estadounidense, marcan un antes y un después en su carrera puesto que a partir de ahí el trabajo se convirtió en la mejor manera de pagar sus deudas, caprichos y desvaríos, filmando películas categoría B.

Sencillamente no pagaba sus impuestos. Fue un evasor fiscal que acumuló una deuda millonaria y de algún modo debía pagarla

Generó mucho dinero al punto de no saber qué hacer con él y cómo gestionarlo… sin pagar al fisco, por supuesto.

Le daba mucha más satisfacción preservar sus ingresos invirtiendo en la compra compulsiva de propiedades, llegó a tener 15 mansiones, y coches, solo en 2007, compró 22. También adquirió dos islas privadas en Leaf Cay (Bahamas) y ha invertido una enorme cantidad de dinero en fósiles, una de sus pasiones.

Tanto es así que llegó a protagonizar un conflicto internacional con Mongolia por una calavera de tarbosaurio, por la que pagó aproximadamente 300.000 euros en una subasta, donde ganó con la mayor oferta al fósil que había vivido hace más de 67 millones de años. Con el valor inicial duplicado, varios de los interesados se retiraron. La puja siguió hasta que quedaron solo dos candidatos: Cage y Leo Di Caprio. Nicolás ganó la subasta.

Claro. Se supone que estas inversiones protegen tu capitalización. Pero Cage la tuvo que devolver al estado de Mongolia ¡SIN RECIBIR UN CÉNTIMO!

Otro delirante gusto de este personaje (casi de ficción) fue el de pagar fortunas por mascotas tan raras como él.

¿Quién tendría por mascotas a dos cobras albinas?  ¡o un cocodrilo! Y ya que estamos un tiburón. Bueno. Si usted no se anima, Nicolás Cage sí.

Seguramente no le importaba el costo de estos tiernos animales, el de su hábitat hogareño, su comida… y el de algún veterinario que se les anime.

¿Y un pulpo gigante? ¿usted lo tendría? Si. Seguramente para predecir el ganador en un certamen de orden mundial.

Pues bien, Cage tenía un pulpo gigante. Pero no para predecir tontos certámenes. Aseguraba que estudiar sus movimientos le ayudaban en su trabajo actoral ¿alguien sabe en qué película se contorsionó como un pulpo?

Otras de sus excentricidades: comprar cráneos reducidos de pigmeos, llamadas Tzantzas (brrrrr… qué tétrico).

Y hablando de tétrico, se compró la mansión de Madame LaLaurie, famosa asesina de EEUU que en siglo XIX torturaba y mataba a sus víctimas; muchas de ellas eran esclavos.

Como verdadero amante de lo siniestro, durante un rodaje en la región rumana de Transilvania junto al intérprete Idris Elba, se atrevió a pasar una noche entera en el castillo del conde Drácula con el fin de “canalizar su energía”. Pero no tiemblen. Con su lujoso jet privado podía escapar fácilmente de allí, o con el Lamborghini del Sha de Persia.

De cualquier manera, ya tenía resuelto donde descansar sus restos. Se hizo construir en el cementerio de Nueva Orleans una tumba en forma de pirámide (siempre y cuando no tenga que venderla antes).

Tras ser investigado, Cage tuvo que hacer un “reajuste” en sus finanzas, vendiendo la mayoría de las propiedades que poseía,  no solo su avión privado, sus coches de lujo o sus numerosas mansiones, sino también la revista número 1 de Superman, a la que, eso sí, le sacó bastante beneficio.

Su divorcio de Alice Kim le llevó  a una situación complicada económicamente hablando.

Actualmente Cage vive en Las Vegas y come en una cafetería con un menú muy barato, tal vez por falta de efectivo, o tal vez simplemente por seguir con su forma de vida alternativa.

Supo decir “Odio las redes sociales. Soy de otra época. No tengo Twitter, Facebook o Instagram. Quiero mantener el aura misteriosa que pueda tener y no quiero ser parte de ese club. Creo que me está funcionando. ¿Me imaginas después de dos botellas de vino?”

La prueba la tuvimos hace pocos días en que, por tan borracho y gritón, lo tuvieron que echar de un restaurant muy elegante de Las Vegas. ¡Hasta lo confundieron con un vagabundo!

No pude averiguar qué ocurrió con sus mascotas. Si logró venderlas o, fracasando en su intento, las puso a todas en la misma piscina y ¡que se salve la que pueda! ¿o se habrá comido al pulpo en esta su nueva situación económica?

No te podés perder

Nicolás Cage. Un excéntrico de Hollywood — Actualizate