Internacionales

El nuevo gobierno talibán se hace esperar, mientras fuerzas rebeldes combaten en el valle Panjshir

septiembre 3, 2021 5:00 pm POR ACTUALIZATE

Los afganos y la comunidad internacional deberán esperar al menos hasta mañana para conocer la composición del nuevo Gobierno dirigido por los talibanes que continúan febriles negociaciones.

Mientras que la resistencia anti-talibán anunció hoy que se producen “duros” combates contra los islamistas en el valle del Panjshir, último foco de oposición armada al nuevo régimen.

El anuncio del gabinete se esperaba inicialmente para después de la plegaria del viernes por la tarde, pero un portavoz talibán indicó que este no llegaría al menos hasta el sábado, informó la agencia de noticias AFP.

La milicia radical se enfrenta al desafío de pasar de ser un grupo insurgente a administrar el poder apenas días después de la retirada definitiva de las tropas de Estados Unidos tras dos décadas de guerra.

La cautela y recelo de la comunidad internacional se mezclan con muestras de interacción con los nuevos líderes.

China confirmó la información de un portavoz talibán, según el cual el canciller chino se comprometió a mantener abierta su embajada en Kabul y a mejorar las relaciones bilaterales.

“Esperamos que los talibanes establezcan una estructura política inclusiva y abierta, lleven a cabo una política interior y exterior moderada y estable y rompan con todos los grupos terroristas”, indicó el portavoz de la cancillería china, Wang Wenbin.

Los países de la Unión Europea (UE), en tanto, decidieron coordinarse para mantener una presencia en Kabul, con el fin de facilitar las evacuaciones de quienes deseen salir del país, siempre y cuando las condiciones de seguridad lo permitan.

Naciones Unidas anunció la reanudación de sus vuelos humanitarios desde Pakistán hacia las ciudades de Mazar-i-Sharif (norte) y Kandahar (sur).

Qatar reconoció estar trabajando con las nuevas autoridades para reabrir el aeropuerto de Kabul, clave para hacer llegar la ayuda humanitaria a la capital.

Sin embargo, los talibanes no controlan todo el territorio y en la provincia rebelde de Panjshir se producen “duros combates”, asegura Ali Maisam Nazary, un portavoz del Frente Nacional de Resistencia (FNR), compuesto por milicias antitalibanas y antiguos miembros de las fuerzas de seguridad afganas.

Amrulá Saleh, vicepresidente del Gobierno derrocado, también se encuentra refugiado allí.

“Masud está ocupado defendiendo el valle”, añadió el vocero aludiendo a Ahmad Masud, el hijo del comandante Ahmed Shá Masud, héroe de la resistencia contra los soviéticos y contra los talibanes, asesinado el 9 de septiembre de 2001 por Al Qaeda.

El FNR dijo haber infligido importantes pérdidas a los talibanes, cuya ofensiva afirma contener, pero no comunicó cifras.

En las redes sociales, cuentas protalibanas hablan de 31 combatientes del Panjshir muertos.

El miércoles último, la ONG italiana Emergency dijo en Twitter que había recibido en su hospital de Kabul a “cinco pacientes heridos y a cuatro fallecidos en los combates en Gulbahar”, situado a la entrada del valle de Panjshir.

“Las fuerzas talibanas se concentraron en la entrada del valle pero sufrieron emboscadas y tuvieron pérdidas”, escribió hace poco Martine van Bijlert, de la Red Afgana de Analistas.

“Aunque las dos partes parecen buscar un golpe que afiance su posición en las negociaciones, sin llegar a la guerra total, los talibanes están concentrando reclutas de otras provincias”, añadió.

El FNR, que pretendía dialogar con los talibanes, prometió defender el valle del Panjshir, rodeado por cientos de soldados del movimiento islamista. Pero los talibanes afirman que las negociaciones fracasaron, y piden a los opositores que se rindan.

“Los talibanes propusieron dar dos asientos al FNR en su nuevo Gobierno, cuando lo que pedimos es un futuro mejor para Afganistán”, explicó Masud el miércoles.

“Ni la hemos estudiado (su oferta)”, añadió, al considerar que los talibanes habían “escogido el camino de la guerra”.

Panjshir, feudo antitalibán desde hace décadas, es un valle remoto y de muy difícil acceso ubicado en medio de las montañas Hindú Kush, cuyo extremo sur se encuentra a unos 80 km al norte de Kabul.

No te podés perder

El nuevo gobierno talibán se hace esperar, mientras fuerzas rebeldes combaten en el valle Panjshir - Actualizate — Actualizate