Actualidad

Al calabozo no vuelven nunca más

junio 11, 2021 10:01 am

La Cámara de diputados dio media sanción a la ley de cupo laboral travesti/ trans.

La Cámara de Diputados aprobó esta madrugada el proyecto de ley sobre cupo laboral travesti trans. La iniciativa sumó 207 votos a favor; 11 en contra y 7 abstenciones, y establece que el Estado deberá contratar al menos el 1% de la dotación de la administración pública, como también hay incentivos a las empresas privadas.

El proyecto de ley de inclusión laboral para la población trans, travesti y transgénero, ‘Diana Sacayán – Lohana Berkins’ establece que el Estado deberá contratar al menos el 1 por ciento de la dotación de la administración pública, en todas las modalidades de contratación regular vigentes, como también prevé incentivos para la contratación en empresas privadas.

En ese sentido, se estipula la creación de líneas de crédito específicas por parte del Banco Nación “con tasa preferencial para el financiamiento de emprendimientos productivos, comerciales y/o de servicios, individuales o asociativos, destinados específicamente a personas solicitantes travestis, transexuales y transgénero”.

Además, el texto señala que “las contribuciones patronales que se generan por la contratación de las personas beneficiarias de la presente ley podrán tomarse como pago a cuenta de impuestos nacionales”. Además, el artículo 10 prevé que estas empresas tendrán “prioridad en las contrataciones del Estado, las compras de insumos y provisiones”.

Esta norma aplica a las personas travestis, transexuales y transgénero, hayan o no efectuado la rectificación registral del sexo y el cambio de nombre de pila e imagen: “Toda persona travesti, transexual o transgénero tiene derecho a un trabajo digno y productivo; condiciones equitativas y satisfactorias de trabajo; protección contra el desempleo, sin discriminación por motivos de identidad de género o su expresión”.

El proyecto incorpora, además, algunos puntos sobre educación: “Si las personas aspirantes a los puestos de trabajo no tienen la educación secundaria completa, podrán ingresar a trabajar con la condición de cursar y finalizar el nivel educativo faltante”, y añade:

“La Unidad de Coordinación Interministerial deberá garantizar la formación educativa obligatoria y la capacitación de las personas travestis, transexuales y transgénero para adecuar su situación a los requisitos formales para el puesto de trabajo”.

Desde la Campaña Nacional por el Cupo y la Inclusión Laboral Travesti cantaban en el recinto “al calabozo no volvemos nunca más” y celebraron la media sanción.

“Hoy estamos poniendo en el centro de la conversación política que no somos varón o mujer, que no somos lo que nuestros genitales nos obligan, que no somos la cárcel de un cuerpo”, destacó Mónica Macha, presidenta de la comisión de Mujeres y Diversidades.

La diputada Gabriela Estévez agregó: “El propósito de esta Ley es que las travestis y mujeres trans puedan desarrollar sus proyectos de vida sin verse obligadas a migrar hacia las grandes ciudades para prostituirse, que los pibes trans no tengan que vivir sus identidades en la clandestinidad para acceder cuanto mucho a trabajos precarizados”.

Y sostuvo: “Hoy seguimos transitando ese camino a la reparación que comenzó en el 2004, cuando Diana Sacayan decía, ‘hasta que no podamos ponernos en la piel del otro, no vamos a poder pensarnos como sujetos transformadores de la realidad’. Y este proyecto se trata de eso. Es un paso más”.

No te podés perder

Al calabozo no vuelven nunca más - Actualizate — Actualizate