Actualidad

Condena ejemplar

junio 4, 2021 3:45 pm

El tribunal sanlorencino condenó a Carlos Bernabé Vera a 20 años de prisión por los reiterados abusos sexuales a su hija Gimena desde sus 9 hasta sus 18. De esos abusos nació un hijo.

Con una marcada perspectiva de género, los jueces Ignacio Vacca, Griselda Strólogo y Eugenio Romanini condenaron a 20 años de prisión (la máxima pena) al albañil Carlos Bernabé Vera de 52 años de edad, por los delitos de abuso sexual con acceso carnal doblemente agravado, por haber sido cometido por un ascendiente y por haber sido cometido contra un menor de 18 años de edad, aprovechando la situación de convivencia preexistente.

El Fiscal Dr. Maximiliano Nicosia Herrero de la Sede Fiscal de San Lorenzo le atribuyó haber abusado sexualmente a su hija Gimena desde los 9 años de edad hasta sus 18 años, sometiéndola a extrema violencia a ella y a sus otras hijas mujeres cuando convivían en una vivienda de barrio villa Margarita de Capitán Bermúdez.

El presidente del tribunal, el Dr. Eugenio Romanini leyó una breve explicación adelante del imputado y de la víctima quien se encontraba contenida por el equipo de género de Capitán Bermúdez; en un intento de tener respuestas ante los aberrantes hechos: “La conducta desplegada por años de Carlos vera contra Gimena, le ha robado su infancia, su adolescencia y lo que le ha tocado vivir hasta que pudo hablar y contar su verdad”, señaló el juez.

Fue clave el relato de la víctima, durante la primera audiencia del juicio oral, quien describió ante el tribunal su terrible historia de vida, la cual estuvo sometida a abusos sexuales de todo tipo desde que era una niña, y cómo estos se fueron incrementando mientras ella iba creciendo.

“Sus dichos resultan creíbles, con abundantes detalles, ya que la inmediatez propia del juicio oral en la visualización de Gimena, su claridad expositiva, el proceso de rememoración sobre lo percibido y la forma de sus respuestas afianzan su sinceridad y credibilidad, por el reconocimiento y recuerdo espontáneo de las circunstancias relatadas”, indicó Romanini.

Cinco años pasaron signados por la sumisión y el sufrimiento de Gimena hasta que pudo hablar y denunciar a su padre biológico. En el medio de esta situación, nació su hijo, fruto de esos abusos sexuales de su padre Carlos Vera, quien padeció graves problemas de salud que aún continúan en el presente, sin ningún tipo de ayuda ni de su entorno familiar, que le dio la espalda, luego de que ella pudiera animarse a enfrentar a su padre.

“Resulta difícil de imaginar esta clase de violencia perpetrada contra el género opuesto. La violencia es de género precisamente, porque recae sustancialmente sobre la mujer. La violencia es poder y el poder genera sumisión, daño, sufrimiento, imposición de una voluntad, dominación y sometimiento. La violencia presupone, por lo general, posiciones diferenciadas, relaciones asimétricas y desiguales de poder”, aseveró Romanini.

“Por lo tanto la pena de 20 años de prisión es justa y proporcionada”, concluyó el tribunal.

En un abrazo infinito, Gimena lloró fuera del tribunal junto a su hermana y a las mujeres del Área de Género de Capitán Bermúdez tras el fallo: “Estoy tranquila, saber que son 20 años, en una justicia que estuvo muchas veces ausente, ahora voy a poder vivir con mis hijos tranquila, sabiendo que no él no va a estar en la calle, que no le va a pasar a nadie más y sentir que se terminó una parte, algo que nos costó muchísimo.” Sostuvo Gimena, quien añadió:

“Somos todos iguales, y no por ser varón hay que hacerle esto a las mujeres, o que las mujeres quedemos vulnerables. Esto va a reparar en tranquilidad, ver que nadie me esté persiguiendo, amenazando, torturando, pero no va a reparar nada de lo que pasó, son heridas que no se cierran nunca más. Tengo la tranquilidad de saber que la justicia me acompañó, me escuchó, que junto con el equipo de género de Capitán Bermúdez estuvimos hasta el final a pesar de todas las amenazas y de todas las puertas que nos cerraron y que pudimos abrir con la verdad”.

No te podés perder

Condena ejemplar - Actualizate — Actualizate