Interés General

Matías Campos, un visionario en constante expansión

junio 3, 2021 6:20 pm POR ACTUALIZATE

La historia de cómo un comercio de productos regionales de San Lorenzo se convirtió en la vinoteca más grande de Sudamérica.

Con más de 50 años de historia en San Lorenzo, y en plena etapa de expansión por Rosario y la región, Vinoteca Campos es un imperdible de la región, no sólo por su interminable variedad de productos, por lo especialistas que te reciben cuando vas a comprar o por ser un sitio histórico, sino simple y llanamente porque es la vinoteca más grande de Sudamérica.

Matías Campos, segunda generación a cargo del comercio que actualmente tiene 800 metros cuadrados y tres pisos de delicias, es uno de los grandes responsables del crecimiento exponencial de los últimos años.

El propio Campos explicó en charla con Actualizate.ar que el local lo abrieron sus padres, aunque no como vinoteca, sino “en el rubro ‘productos regionales’, que es lo que hoy conocemos como productos gourmet. Es decir, mercadería proveniente de Mendoza, San Juan, Catamarca, etc… todos productos comestibles”.

“Recién 10 años después, como mi papá viajaba mucho a la zona de Cuyo y tenía mucho contacto con el vino – aunque sin entender demasiado – lo empezó a incorporar como producto de venta, sin saber que 20 años después iba a haber un boom de crecimiento del vino en Argentina”, resumió Campos.

La pareja dueña de la vinoteca compró la actual propiedad, ubicada en Belgrano 776 de San Lorenzo, hace 20 años. Con la experiencia de haber visitado sitios muy relacionados al mundo del vino como España, Francia o Estados Unidos, el nuevo siglo llegó con la idea de hacer una gran vinoteca. La construcción y el desarrollo interno del concepto de la vinoteca que vemos hoy demoró unos cinco años en lograrse.

El cambio fue rotundo y se notó rápidamente: “Nos dimos cuenta que veníamos muy bien uno o dos años después de poner en marcha el gran edificio. Si bien fue una apuesta muy grande, con un inmueble de 800 M2 y 3 pisos, estuvimos algo perdidos durante los primeros 6 meses, porque pasamos de administrar un local de 80 M2 a esa bestia. Fue difícil porque teníamos mucho público, pero no estábamos preparados para recibir ese flujo de gente. Ahí nos dimos cuenta que el potencial era muy grande”, dice Matías Campos.

Actualmente, hay más de 17.000 artículos en stock. Este número, que hoy se conoce fácilmente por sistema, demandó años de gestión para alcanzarse. Desde 2016 se ordenaron los controles de stock, de las añadas y de las etiquetas de manera muy eficiente. Hay más de 6.000 etiquetas de vinos y más de 1.000 de whiskies y destilados.

Tan exponencial fue el crecimiento, que lograron convertirse en el comercio más grande de Sudamérica en el rubro. Más allá del orgullo por este título, Campos admite que “esto también representa un compromiso permanente para mantener la calidad en el servicio, en la atención, en la estética y la impronta de la vinoteca; hay que estar en el detalle porque somos muy observados”.

El reconocimiento le permitió a Vinoteca Campos ampliar sus vínculos, tanto localmente como a nivel país. Hoy son conocidos en todas las zonas de producción y, por ejemplo, en Mendoza, son recibidos con orgullo.

Pandemia y consumo

Matías Campos pone en palabras lo que fue para casi todos conocido: desde que comenzó el confinamiento, el consumo de bebidas alcohólicas creció muchísimo. El propietario de la vinoteca cuenta que aumentó el consumo de vino hogareño y también del de mediana y alta gama. La razón de esto es que la gente, al no poder salir, está mucho en casa y cocina más, se hizo más gourmet, “y obviamente toma buenos y mejores vinos que los que tomaba anteriormente; el costo de un buen vino en la vinoteca es mucho menor que el de un restaurante”.

Pero no todo es vino. Otro de los productos estrella de la pandemia fue el gin, que, si bien ya venía en auge, tuvo un boom en 2020 y “todo el mundo lo tomó en su casa, especialmente porque es una bebida que te permite prepararte un trago y dejar la botella abierta sin que se desperdicie, algo que no pasa con un vino o un champagne. Una botella te puede durar meses. Hoy la gente tiene varias botellas de gin en casa, es como el nuevo mundo del whisky”.

Campos online y lo que viene

Hace casi 5 años, como previendo lo que venía, Vinoteca Campos había intentado poner en marcha la venta online, aunque con poco éxito. Pero ese trabajo fue útil desde el inicio de la cuarentena y tuvo muy buenos resultados gracias a la tienda online y el sistema de gestión de pedidos, el cual les permitió canalizar ventas rápidamente. Hoy, las operaciones a través de la Web son otra unidad de negocio.

Mirando para adelante, Matías cuenta que, tras las aperturas de Campos Deli en el Mercado del Patio, del local del Aeropuerto y del de la Asociación Médica de Rosario, se viene Vinoteca Campos Puerto Norte (donde ya tienen un terreno) para principios de 2022 y también una sucursal en el Multiespacio Vida de Funes, donde también ya hay un lote adquirido.

Y sin dudas, una de las frutillas del postre estará en la casa central de San Lorenzo: está todo listo para abrir un Wine Bar con dispensers de vino por copa.

Gustos en primera persona

En el caso de Matías Campos, el dicho “en casa de herrero, cuchillo de palo” no aplica. Dice que, si bien no tiene etiquetas preferidas, cuando elige vinos para su consumo, “normalmente me llevo 15 botellas, y nunca dos iguales de nada”.

“Te diría que me pega por cepa, por bodegas, por zonas o por varietales. Este verano estuve muy inclinado hacia los Chardonnay y los Rosados — que creo que probé todos los de la vinoteca. Ahora, en invierno, me vuelco a los tintos y en los primeros meses de otoño pasé por los Pinot Noir: probé unos 10 o 12 diferentes. En estos días estoy con los Cabernet, pero jamás repito la misma etiqueta. Pueden pasar 2 o 3 años hasta volver a repetir, por la gran variedad que hay en la vinoteca”.

No te podés perder

Matías Campos, un visionario en constante expansión - Actualizate — Actualizate