Actualidad

Aborto legal en el hospital

mayo 30, 2021 7:29 pm POR ACTUALIZATE

Se publicó en el Boletín Oficial el protocolo con información y guía para acceder a la interrupción voluntaria y legal del embarazo.

El Ministerio de Salud de la Nación publicó este viernes en el Boletín Oficial, el protocolo para la atención integral de las personas con derecho a la interrupción voluntaria y legal del embarazo en el marco del Día Global de Acción por la Salud de las Mujeres. Se trata de una guía para los equipos y centros de salud para llevar a cabo los procedimientos.

La actualización de la ley 27.610 que entró en vigencia el 24 de enero de 2021 expresa las situaciones en las que las mujeres y personas con otras identidades de género pueden solicitar la interrupción del embarazo y la atención postaborto.

En primer lugar, el texto señala hasta la semana catorce, inclusive, sin tener que explicar los motivos de su decisión.

En segundo lugar, cuando el embarazo es resultado de una violación o si está en peligro su vida o su salud.

“Asimismo, todas las personas tienen derecho a la atención post aborto más allá de si el mismo se produjo o no en las situaciones previstas por la ley, y al acceso a métodos anticonceptivos”, expresa la ley.

Diferencias entre ILE e IVE

La interrupción voluntaria del embarazo (IVE) hace referencia al derecho al aborto con la solicitud como único requisito hasta la semana catorce (14), inclusive, de gestación.

En cambio, la interrupción legal del embarazo (ILE) hace referencia al derecho al aborto en las siguientes situaciones:

  1. a) Si el embarazo es producto de una violación.
  2. b) Si está en peligro la vida o la salud de la persona gestante.

Además, la normativa establece que todas las mujeres y personas con identidades de género tienen derecho a recibir atención totalmente gratuita tanto en el sistema público como en obras sociales y prepagas (incluyendo todos los estudios, medicamentos y prácticas que fueran necesarios).

También a acceder a la práctica de IVE/ILE en un plazo máximo de 10 días corridos, desde que la solicite y recibir del personal de salud un trato digno y respetuoso de su autonomía.

Que se garantice la privacidad en la consulta y la confidencialidad de toda la información vinculada a la atención.

El de recibir atención de calidad (de acuerdo a las recomendaciones científicas vigentes) y el de obtener información actualizada, comprensible, veraz y brindada en lenguaje y con formatos accesibles, según sus necesidades, sobre los procedimientos y los cuidados posteriores.

Recibir atención de su salud a lo largo de todo el proceso e información sobre los distintos métodos anticonceptivos y de obtenerlos en forma gratuita.

Al de acceder a los ajustes razonables (modificaciones en la atención de espacio, tiempo, comunicacionales, entre otros) necesarios para que puedan ejercer sus derechos.

En caso de ser requerido, contar con apoyos de personas de su confianza durante el proceso de atención.

Para acceder a la IVE, la persona gestante debe encontrarse dentro de las 14 semanas inclusive. Para ello, tiene derecho a ser informada desde la primera consulta de su edad gestacional y a solicitar la IVE en ese mismo momento si así lo decidiera.

Firmar el “consentimiento informado”; es el proceso por medio del cual una persona, tras recibir toda la información necesaria y tomar una decisión, autoriza o no al profesional de la salud para realizarle una práctica sanitaria. Está enmarcado en los principios de autonomía de las personas, confidencialidad, privacidad y acceso a la información.

En el caso de la IVE/ILE el consentimiento debe darse, en general, por escrito. Lo central es que este documento sea claro y accesible, y puede emitirse en cualquier formato braille, manuscrito, digital, audio, etc.) o idioma, incluyendo lenguas originarias.

El consentimiento informado lo firma la persona gestante que solicita la IVE/ILE; Todas las personas, con y sin discapacidad, tienen derecho a autorizar por sí mismas la práctica. En el caso de niñas/os (antes de los 13 años) deben estar asistidas por una persona que ejerza formal o informalmente roles de cuidado. Las/os adolescentes pueden, en general, acceder a la IVE/ILE en forma autónoma.

Protocolo ILE

En casos de violación, la persona tiene que firmar una declaración jurada, nunca es necesaria una denuncia judicial o policial de la violación para acceder a la práctica médica.

En los casos en que el embarazo ponga en peligro la salud o la vida, además de la firma del consentimiento informado por parte de la persona gestante, el equipo de salud debe constatar y hacer constar en la historia clínica esa situación de salud.

Firmar el “consentimiento informado”. El consentimiento es el proceso por medio del cual una persona, tras recibir toda la información necesaria y tomar una decisión, autoriza o no al profesional de la salud para realizarle una práctica sanitaria. Está enmarcado en los principios de autonomía de las personas, confidencialidad, privacidad y acceso a la información.

En el caso de la IVE/ILE el consentimiento debe darse, en general, por escrito. Lo central es que este documento sea claro y accesible, y puede emitirse en cualquier formato braille, manuscrito, digital, audio, etc.) o idioma, incluyendo lenguas originarias.

El consentimiento informado lo firma la persona gestante que solicita la IVE/ILE; todas las personas, con y sin discapacidad, tienen derecho a autorizar por sí mismas la práctica. En el caso de niñas/os (antes de los 13 años) deben estar asistidas por una persona que ejerza formal o informalmente roles de cuidado. Las/os adolescentes pueden, en general, acceder a la IVE/ILE en forma autónoma.

Por otra parte, la guía expresa que las/os adolescentes desde los 13 hasta los 16 años pueden, en general, acceder a la IVE/ILE sin necesidad de asistencia. Sólo en los casos en que por algún motivo particular la realización de la IVE/ILE implique un peligro grave para su salud o su vida, es necesario que estén asistidas/os de un/a referente afectiva/o, por personas que ejerzan formal o informalmente roles de cuidado, personas allegadas indicadas por la adolescente.

 

En tanto, las/os niñas/os menores de 13 años pueden acceder a la IVE/ILE con la asistencia de un/a personas que ejerzan formal o informalmente roles de cuidado, personas allegadas o referentes afectivas. Estas/os deben participar en conjunto con la niña en la toma de decisiones y deben firmar también el consentimiento informado.

Objetores de conciencia

Si bien, los y las profesionales de la salud que intervienen de manera directa en la interrupción del embarazo tienen derecho a ejercer la objeción de conciencia, es decir a no realizar la práctica de interrupción debido a profundas convicciones personales, tienen siempre la obligación de informar sobre el derecho a IVE/ILE y derivar de buena fe y en forma inmediata a otra/o profesional que garantice la práctica.

“Aún quienes sean objetores no pueden negarse a la realización de la interrupción en caso de que la vida o la salud de la persona gestante esté en peligro y requiera atención inmediata; tampoco cuando no hubiera un/a profesional disponible para realizar la práctica de forma oportuna”, expresa la norma, y agrega:

“No pueden ser “objetores” quienes no realizan directamente la práctica de interrupción, como quienes deben garantizar, por ejemplo: realización de ecografías, toma de tensión arterial o la temperatura, seguimiento post aborto, dispensa de medicamentos, anestesia, entre otras. Los establecimientos privados o de obras sociales donde no haya profesionales que puedan garantizar la práctica porque ejercieron de forma individual la objeción de conciencia, tienen que derivar de buena fe a otro efector para garantizar la atención”.

La presentación de la Resolución 1535/2021 se realizó en una presentación virtual transmitida por Youtube (ver presentación) que contó con la participación de la secretaria Legal y Técnica de la Presidencia, Vilma Ibarra, la ministra de Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta, la ministra de Salud, Carla Vizzotti junto a la asesora presidencial Cecilia Nicolini (ambas desde Cuba) y la directora nacional de Salud Sexual y Reproductiva, Valeria Isla, acompañadas por mujeres referentes de distintas organizaciones.

“Es una enorme conquista, producto de lucha de muchos años y de muchas personas”, expresó al respecto Vilma Ibarra, mientras que la ministra Gómez Alcorta añadió: “Con este protocolo estamos dando un paso más en la historia de la igualdad y la justicia social. Es una herramienta indispensable para cumplir con la IVE y la ILE en todo el país y evitar peligros y daños a las mujeres y personas gestantes”.

Para ver el texto completo hacer click aquí.

No te podés perder

Aborto legal en el hospital - Actualizate — Actualizate