Interés General

El matrimonio infantil, una forma de violencia

mayo 22, 2021 2:30 pm POR ACTUALIZATE

"Es un tema ignorado en Argentina y no se lo identifica como una manifestación de la violencia hacia mujeres y niñas", dijo la médica Mabel Bianco, presidenta de la Fundación para Estudio e Investigación de la Mujer (FEIM).

Los más altos índices se registran en Misiones, Chaco y Formosa, donde casi el 5% de las mujeres menores de 18 años se encuentran casadas con hombres mayores.

Según un informe realizado por FEIM, en el marco del Proyecto Matrimonios y Uniones Convivenciales en la Argentina, ésta situación es una forma de visualizar que el matrimonio infantil es una forma de violencia.

Casi el 5 % de las mujeres menores de 18 años en Argentina están casadas o en situación de convivencia con hombres mayores, y los índices más altos se registran en Misiones, Chaco y Formosa, reveló un informe presentado este jueves para visibilizar que el matrimonio infantil es una forma de violencia.

El trabajo se desarrolló en base a datos del último censo de 2010 “porque el del 2020 no pudo hacerse debido a la pandemia” y “mientras esperamos el nuevo censo, lo vamos a completar con encuestas con niñas, población y funcionarios”, detalló la profesional.

La idea “es estudiar los factores determinantes para comparar zonas de mayor y menos frecuencia de matrimonio y uniones infantiles, para plantear si hay posibilidad de elaborar un índice de riesgo familiar. La pregunta es ¿podemos encontrar determinantes familiares, sociales, para que las niñas entren en uniones y matrimonios?”, analizó Bianco.

El matrimonio infantil es toda unión formal o informal en la que una o ambas partes tienen menos de 18 años, y se lo considera forzado si no hay libre consentimiento.

Ésta situación es preocupante debido a que puede ocasionar otras cuestiones como por ejemplo: aumento de violencia de género, mayor riesgo a infección con VIH, abandono escolar, maternidad adolescente, entre otros puntos.

Los más altos índices se dan en Misiones (7,2%), Chaco (6,9%) y Formosa (6,4%), Santa Fe y Entre Ríos (5,4%), Santiago del Estero y Corrientes (5,3%), Salta (5%), y La Rioja (4,9%).

“Es estas zonas, y en otras, debemos encontrar soluciones preventivas y de intervención junto a las mujeres de las comunidades, por eso vamos a avanzar en encuentros con ellas”, adelantó la titular de FEIM.

El informe relacionó las estadísticas oficiales sobre femicidios, es decir las que elabora la Oficina de la Mujer de la Corte Suprema de Justicia.

Centró ese análisis en menores de 20 años, y encontró que 119 niñas, adolescentes y jóvenes fueron víctimas de femicidio, tanto directo, como vinculado entre 2017 y 2019.

Para la presidenta de FEIM “es necesario un análisis sobre la interseccionalidad de las niñas y adolescentes víctimas de violencia”, es decir, ver las realidades de ellas que será distinta si son migrantes o indígenas, o tienen una discapacidad.

“Si bien en las regiones de NEA y NOA, el factor cultural y étnico influye en las altas frecuencias, debido a la migración a otras provincias es difícil saber en qué medida siguen pesando estos factores en otras áreas. La pobreza es un determinante también de estas uniones o matrimonios”, analizó la profesional.

Asimismo alertó que “el aislamiento, la restricción de la libertad y el embarazo posicionan a las niñas y adolescentes en una relación desigual de poder con sus parejas y con la imposibilidad de poder acceder a información, atención de su salud, educación y a sus redes familiares, volviéndose un círculo peligroso de violencia. Esto último se vio incrementado con la pandemia de Covid”. 

El año pasado el Fondo de Población de las Naciones Unidas reveló que en América Latina y el Caribe, la única región del mundo donde no se redujo el matrimonio infantil en los últimos 25 años, una de cada cuatro niñas se casan.

No te podés perder

El matrimonio infantil, una forma de violencia - Actualizate — Actualizate