Interés General

La fábula de la Iguana: Iggy Pop y la supervivencia del más apto

mayo 15, 2021 6:00 am POR ROMAN FIORI

Viralizado esta semana en redes porque su cacatúa reacciona como él ante la música, sigue componiendo, grabando y creando canciones y documentales imperdibles. A los 74 años es único en su especie, ardió en llamas pero su fuego es eterno.

“El esqueleto es mi área débil”, reconoce James Newell Osterberg Jr., internacionalmente conocido como Iggy Pop. La diferencia de longitud entre sus piernas marcó muchas diferencias: su andar es de por sí distinto al resto. Quizás a ello debe sus espasmódicos movimientos ante la música y también su transgresión permanente ante el cuerpo entero.

Creador de una de las bandas pioneras en el rock: The Stooges, sucesores de los MC5, abuelos del punk y de los sonidos más distorsionados. Nada más, y nada menos, que Jim Jarmusch da testimonio de la caída de esa bomba atómica en la escena musical de Detroit en su documental “Gimme Danger”.

Adicto a la cocaína y a la heroína, socio artístico y nocturno de David Bowie, admirado por Andy Warhol, creador de hits y de estilos. Transgresor, sobre todo. “Lo que queríamos era enojar a la gente”.

De los 60’s hasta hoy, no hay década a la que no haya aportado culturalmente. Desde sus inicios fue disruptivo, escandalizando al público y a la crítica. En los 70’s grabó y compuso por y para Bowie. En los 80’s limpió su acto para abrir los noventas con Candy (junto a Kate Pierson de los B52s y cerrar el milenio sonando en los cines de todo el mundo para la escena inicial de Transpoting.

Al cruzar el milenio, su figura ya era mítica, su eterno bronceado, sus músculos de surfista, su sonrisa amplia y sus movimientos reptílicos son dignos de admiración.

Sacó un disco cantando a lo crooner y en francés, Josh Holmes (Queens of the Stone age) le armó una superbanda con la que grabaron disco y documental mientras seguía girando y haciendo más películas, por ejemplo, junto a Debbie Harris.

Iggy Pop, está más vivo que nunca. “Dicen que la muerte te mata. Pero no es la muerte lo que te mata. Lo que te mata es el aburrimiento y la indiferencia”, asegura. Lust for life.

I put a spell on you

 

No te podés perder

La fábula de la Iguana: Iggy Pop y la supervivencia del más apto - Actualizate — Actualizate